Vergüenza

A veces, no sólo hay que mirar lo que pasa adentro de la cancha para saber quién es más grande. Esta vez, Boca, sus dirigentes y sus hinchas tuvieron actitudes de equipo chico: Dejaron sin palco a la comitiva de River y apedraron el colectivo.

Desde antes que empiece el partido hasta que se fue el último jugador de River, la actitud fue totalmente repudiable. A pesar de que la relación entre los dirigentes es muy buena, el compromiso de paz quedó sólo en palabras. De hecho, la comisión directiva de Boca hizo que los Millonarios tuvieran que ver el encuentro sentados en el piso y por un televisor. Muy lejos de aquel palco compartido del día en que Ramiro Funes Mori los silenció.

Si los que tienen que tomar decisiones se comportan así, qué le podrán decir a sus hinchas, que lanzaron piedras al micro que translada a los jugadores cuando abandonaban la zona de la cancha. Afortunadamente, no hubo heridos.

Podrán haber ganado en la cancha, pero perdieron por goleada afuera con sus actitudes.

Imagen: @VillaroelNacho