Puntajes: En baja

Después de un buen primer tiempo, River bajó intensidad y perdió el control de la pelota, lo que derivó en relegar espacios y, a la postre, el resultado. En ese contexto, Kranevitter fue el mejor, siempre al pie del cañón para jugar claro y recuperar.

Marcelo Barovero (5): Venía haciendo un buen partido hasta el gol de Pavón. El primer palo es del arquero, siempre. Y ahí, en el resquicio que dejó Trapito, entró la pelota.

Emanuel Mammana (5): Después de un buen primer tiempo, con marca y proyección para un puesto que no le corresponde, se cayó en el complemento y empezó a caer en imprecisiones tanto en la entrega como en la contención.
Jonatan Maidana (5): Ganó siempre desde arriba en el primer tiempo. Con el correr de los minutos, sobre todo en el segundo, perdió el eje y dejó espacios a sus espaldas quizás preso del nerviosismo. Responsable en el primer gol.
Germán Pezzella (4): Al igual que Maidana, sacó todo desde arriba en el primer tiempo y se lo vio tranquilo en la entrega y en la presión alta. Sin embargo, todo se desmoronó en esos últimos 10 minutos de distracciones defensivas.
Leonel Vangioni (4): No recupera su nivel después de la lesión. Flojo en la marca, sufrió con todos los que fueron por su lado, y nula proyección. De hecho, siendo el más prolijo de los cuatro del fondo, revoleó todo para arriba desde el primer minuto de juego.

Carlos Sánchez (5): Punzante y atrevido en el primer tiempo. Reventó el travesaño con un derechazo que lo vio de frente al arco. Colaboró en la marca, pisó siempre el área rival pero se cayó en el complemento. Con la pelota por el aire poco pudo hacer.
Matías Kranevitter (5): El mejor de River. Un león en la mitad de la cancha, corrió, metió y ganó casi siempre. Entregó redondo y, a pesar de que en el complemento la pelota casi no estuvo por el piso, el buscó siempre jugar por abajo y recuperar.
Ariel Rojas (4): Se intentó subir al partido en el primer tiempo con buena ubicación y pase corto y preciso. Con el transcurso del partido empezó a desaparecer y en el segundo tiempo regaló la pelota, algo impropio en su juego.

Sebastián Driussi (5): Pagó la apuesta del técnico. Fue el mejor enganche de River en el semestre, al menos en los primeros 45 minutos. Atrevido y aguerrido, buscó y consiguió. En el complemento, con el desgaste realizado en la primera mitad y sin la posibilidad de tener la pelota al pie, bajó el rendimiento a la par del equipo y fue reemplazado por Martínez.

Rodrigo Mora (5): Siempre picante, siempre obligando a los defensores rivales. Se movió por todo el frente de ataque y estuvo cerca de convertir en más de una oportunidad. Presionó alto a la salida de la defensa de Boca y consiguió generar equivocaciones en esa línea. Tuvo las más claras de River.
Teófilo Gutiérrez (4): Sólo el pase a Sánchez en la que el travesaño salvó a Boca. Fuera de eso, perdió muchas pelotas, no pateó al arco y se limitó a la pelea aérea.

Martínez, Cavenaghi y Mayada no calificaron.

Imagen: Nicolás Aboaf.