Puntajes vs. Argentinos: Manos salvadoras

En un duelo con altibajos, Barovero apareció tres veces para dejar con vida a River y, a la postre, defender una victoria importante para subirse a la cima del torneo y llegar con confianza el decisivo duelo de la Libertadores.

Marcelo Barovero (8): Tuvo que actuar siempre de urgencia. Fuera de la del gol, River recibió tres disparos y todos fueron situaciones claras. Ahí estuvo el arquero para salvar al equipo y darle vida en La Paternal.

Gabriel Mercado (5): Se proyectó con criterio. Entendiendo que Mayada es de tranco largo, se complementó correctamente y no sufrió en defensa.
Emanuel Mammana (6): Otro gran partido del juvenil. No sólo corta con clase, sino que sus entregas suelen depositar a River en situación de expectación en ofensiva. Veloz, tiempista y aguerrido.
Ramiro Funes Mori (6): Siempre a tiempo, con el corte preciso y la salida correcta. Sin errores en una noche que tuvo que cortar en las dos bandas.
Leandro Vega (5): Después de un gran debut ante Sevilla, Vega demuestra algunas falencias por la incomodidad propia de jugar fuera de su sector. Las compensa con sacrificio y determinación en la marca. Muy bien en defensa, casi nulo poder ofensivo.

Camilo Mayada (6): Ida y vuelta por los dos carriles. Es importante en el desnivel y para comandar las contras. A veces peca por velocista. Necesita pausa y lo hecho en el gol de Boyé lo demuestra. En esa, por casi única vez en el partido, paró, pensó y entregó una daga al gol.
Matías Kranevitter (6,5): Vital en el rendimiento del equipo. Ganó en un mediocampo con muchas piernas, adelantó las líneas, presionó alto y recuperó siempre con inteligencia para entregar rápido. Así llegó el primer gol de River.
Ariel Rojas (5): Más abocado a la marca que a la entrega del balón, cuando tuvo que juntar líneas equivocó los caminos.
Gonzalo Martínez (6): Desequilibrante desde el primer minuto. A Argentinos Juniors le costó un tiempo entender cómo pararlo, lo bajaron con una paralítica en el aire y tuvo que ser sustituido…

Sebastián Driussi (5,5): Dueño de un gran arranque, suele confundir en la toma de decisiones. Tuvo un buen comienzo de partido, con determinación para buscar el arco rival y quedar de cara al gol, pero no pudo definir con fineza y se fue perdiendo con el correr de los minutos.
Fernando Cavenaghi (7): La ecuación es simple, cuando juega habitualmente convierte. Parece fácil, cierto. Pero es la lógica que no tienen otros delanteros. En poco más de un tiempo, Cavenaghi demostró que sus goles están intactos y que puede jugar no sólo para él, sino para los demás. Pivoteó, recuperó y además se anotó en el marcador.

Lucas Boyé (7): Todo lo que siempre le faltó, hoy apareció. Es un pibe de buenas ráfagas pero que se nubla en el área. Hoy, con la marca encima y la línea de fondo a pocos metros, mató la pelota de pecho y la ubicó en el arco. Simple, le dio la victoria a River.

Augusto Solari y Rodrigo Mora no calificaron.