Puntajes vs. San Lorenzo: El de siempre

El personaje de todos los duelos contra San Lorenzo del 2015. Carlos Sánchez marcó el gol de la victoria y, por determinación e importancia en el desarrollo del juego, fue la figura de River.
Marcelo Barovero (7): Sacó la pelota del partido. Esa que se sufrió cuando faltó, la que hacía que a River le empataran en la última. Un sólo remate al arco de San Lorenzo y fue vital el 1.

Jonatan Maidana (6): Importante como stopper por la derecha. Cortó alto y contuvo bien a dos delanteros complicados como Matos y Cauteruccio.
Emanuel Mammana (7): Pareció el más experimentado del equipo a pesar de sus cortos 19 años. Firme en la marca, suficiencia en la salida, manejó la última línea y deja tranquilo al técnico sobre las variantes.
Germán Pezzella (6,5): Algunas dificultades por el hecho de tener el perfil cambiado. No lo inquietaron mucho pero cuando tuvo que mostrar entereza lo consiguió.

Augusto Solari (5,5): Mucho despliegue por la derecha pero siempre le falta una para concretar. En defensa, perdió las espaldas. En ofensiva no pudo centrar con precisión.
Matías Kranevitter (5,5): Volvió el Kranevitter que come, raspa, recupera y entrega con precisión. Puso al equipo en posición de presión constante y no dejó progresar a un mediocampo importante como el de San Lorenzo.
Ariel Rojas (6,5): Apareció con pinceladas y puso el pase del gol, clave en el desarrollo. Más pasador que recuperador, cumplió con creces en ese rol de doble agente.
Sebastián Driussi (6,5): Gran primer tiempo, obligó a los defensores rivales que lo pararon con falta de manera constante. En el complemento se fundió y salió reemplazado.

Carlos Sánchez (8): Cuando él se enchufa, River se enchufa. Obligó siempre, complicó cuando encontró espacios y sino se los fabricó. Y, como si fuera poco, marcó el gol de la victoria (otra vez).

Lucas Boyé (5): Mucho picante en el primer tiempo, fue decisivo en la verticalización de la jugada, pero no pudo concretar. Sus remates se fueron lejos del arco.
Fernando Cavenaghi (5): Pivoteó más de lo que jugó, quedó en posición adelantada en reiteradas ocasiones y no tuvo jugadas de peligro de frente a Torrico. Se fue agotado.

Gonzalo Martínez (6,5): Entra y es desequilibrante. Enchufó a 220 a un equipo que ganaba pero que no tenía vértigo en los últimos metros. Fuente de faltas constantes de parte de San Lorenzo, casi se lleva un gol y una asistencia. Sería titular ante Tigres.

Camilo Mayada y Rodrigo Mora no calificaron.

Imagen: Nicolás Aboaf.