Las dos caras de River y una búsqueda: Equilibrio

“El que defiende mal es el equipo, no los defensores”, dijo Marcelo Gallardo. El análisis está a la vista, River es el conjunto que más goles metió en el Torneo pero uno de los que más recibió. Las victorias trajeron tranquilidad, ahora es necesario equilibrar.

Los triunfos de la última semana proveyeron a River y sus hinchas de una sensación de alivio que no conocían desde la Recopa Sudamericana. Pero, paradójicamente, ese par de partidos marcaron todo lo contrario a lo que es este River.

¿Por qué? En aquellos días se hablaba de un equipo sólido atrás, con un arquero que era figura, y delanteros poco atinados a la hora de enfrentar el arco rival. Así fue que el 2 a 0 global llegó con dos tantos de Sánchez y sin haber ido a buscar la pelota a las redes propias.

Lo cierto es que el panorama cambió y las certezas son menores, a pesar de que los resultados acompañaron en la última semana. River es el equipo más goleador del torneo con 17 tantos, 12 de ellos convertidos por los mismos delanteros que antes no acertaban (Mora metió 5, Teo 4 y Cave 3). Sin embargo, es el segundo más goleado con 11 goles en contra. Esta marca sólo la superan Godoy Cruz, Quilmes, Gimnasia y Chicago todos con 12; y la igualan Estudiantes, Sarmiento y Rafaela, último en el torneo.

¿Entonces, qué falta? Un equilibrio, unión de líneas para el retroceso y el avance, cercanía entre defensores y mediocampistas para no dejar huecos en defensa… El camino está, Gallardo lo reconoció. Ahora falta afinar el equipo en defensa y son 11, no sólo los cuatro del fondo.