“Enzo” Mora

El uruguayo metió dos golazos, uno mejor que otro. El segundo fue un tiro libre a lo Francescoli.

Rodrigo salvó la ropa. Se puso la de héroe y maquilló una actuación colectiva floja.

Rodrigo es Mora y es, posiblemente, el futbolista más regular del 2015 en un equipo que perdió la chispa del año pasado. Y en Sarandí, con dos golazos, fue determinante para no perder.

En el primer tiempo había tenido un par de chances, pero no pudo a entrarle bien a la pelota. Lo mejor iba a llegar en el complemento.

Con el partido 1-3, luchó un pelotazo de Chiarini y cuando le quedó la pelota tuvo la lucidez para tocarla por encima de Andrada, a quien ajusticiaría más tarde con un matiz hasta ahora desconocido en el uruguayo.

Como su compatriota Francescoli, Mora le apuntó al palo del arquero y la clavó al ángulo. Responsabilidad de Andrada, sí, pero también un golazo de tiro libre.

¿Sabe usted cuánto hacía que un oriental no metía un gol por esa vía en River? 16 años. El último había sido Leonardo Ramos, en 1999, en un 2-1 contra Independiente. Bienvenido sea que Mora le adose una virtud a su juego.

Imagen: Nicolás Aboaf