En su cumple, Ortega contó su gran deseo

“Algún día me gustaría dirigir”, soltó el Burrito, que sopló 41 velitas.

En diálogo con El Superclásico, por AM 950, Ariel Ortega se mostró feliz por su trabajo como ayudante de campo de Facundo Villalba en la Reserva. Aunque por su chapa y su idolatría no es un ladero más. Igual, él aparece natural: “Estoy aprendiendo. Miro, trato de aprender. Los chicos me aceptaron, me preguntan y yo trato de hablarles de igual a igual. Estoy agradecido al Luigi que ahora está ahí y que me haya aceptado en su cuerpo técnico”, contó en el día de su cumpleaños número 41.

El deseo del jujeño es más ambicioso, aunque no se quiere apurar: “Seguramente en un tiempo, cuando me sienta más firme con estar al frente de un grupo, me gustaría dirigir en un equipo”. ¿Algún día le tocará River?

Igual, fue respetuoso con la función de Gallardo: “Cuando nos cruzamos, charlamos con el cuerpo técnico. Buján y Biscay son de mi categoría, así que tengo buena relación”.

Acerca de su función, dijo genuino que “lo que me sale a mí es hablarles como un compañero, más allá de que son pibes y tienen el sueño de jugar en Primera. Creo que les tenés que ir de frente, enseñarles, decirles cosas concretas que pasan en el campo de juego y de la vida. Lo importante es que no los sanatees. Tiene jugadores, pero son chicos que tienen que aprender bastante. Son chicos que ya no están en inferiores, la Reserva de River es estar a un paso de jugar en Primera. Te cruzás con jugadores más pícaros”.

Ojo, también opinó de la actualidad del equipo: “Ganar la Libertadores es la ilusión de todo el plantel y los hinchas. Van en camino a hacer algo importante, pero hoy la Copa es más difícil, tenés que ir a la altura, pero bueno, River tiene un gran plantel y lo está demostrando”.

Ortega, ídolo eterno.