Barovero y la sal en el Kempes

El año pasado le cobraron un gol que no fue, ahora sufrió una contractura a los 35 minutos.

Marcelo Barovero tenía una noche tranquila en Córdoba. No le habían llegado mucho, pero cuando Belgrano se animó le puso el pecho para ahogarle el gol a Márquez. Sin embargo, luego de esa acción, Trapito iba a salir. ¿Qué le pasó?

Recibió un pase hacia atrás y cuando el 9 Pirata lo fue a presionar, metió un enganche para adentro. Apremiado, se sacó la pelota de encima con un puntazo e inmediatamente sintió que el cuadríceps derecho se le había puesto duro. Rápidamente, hizo un gesto y pidió el cambio. Iban apenas 35 minutos de partido.

El capitán Millonario se sentó con mucha calentura en el banco, al lado de Cavenaghi. Según la imagen televisiva, se pudo leer en sus labios un “por pelotudo”, como si se reprochara esa maniobra que le costó la quinta lesión desde que llegó a River.

De su recuperación dependerá si puede estar o no con Tigres, el próximo jueves, por la Libertadores. Pinta difícil.

El año pasado, Trapito había sido protagonista por aquel gol de Zelarayán que convalidó Echenique cuando la pelota no había ingresado al arco en su totalidad. Ahora una mala nueva. Que sal…

Imagen: Nicolás Aboaf