“Vine a jugar, pero si tengo que ir al banco, voy”

El Pity Martínez ya mostró su personalidad en la cancha. Afuera, uno de los preferidos de Gallardo, también es categórico. 

“Nunca jugué en la altura, cuando vuelva te cuento”.

Entre risas, Gonzalo Martínez responde con la expectativa lógica de saber cómo responderá en los 3.700 metros de Oruro. ¿Podrá el Pity imponer su pique corto en aquel lugar? Difícil. No imposible. “Nunca jugué en la altura. Lo que más me interesa es volver de allá con un buen resultado”, insiste el dueño de la número 10. “Sé lo que significa ese número para el club”, se planta.

Martínez está enloquecido con el mundo River, aunque considera que lo que sucede en el verde césped no ha variado mucho. “Lo único que cambió estar acá es la gente. Dentro de la cancha es como en Huracán”.

Y sigue respondiendo con personalidad: “Me da lo mismo donde me ponga a jugar el técnico. Yo vine a River a jugar, no a especular. Si tengo que ir al banco, iré. Me dedico a esto. No me tiene que pesar sino disfrutar de estar en una institución tan grande, que está para cosas. Yo, simplemente, vine a sumar”.