Un goleador inoxidable

Cavenaghi volvió a jugar de titular y le tiró presión a Gallardo. Marcó un gol de cabeza, aunque no le gustó salir reemplazado.

Fernando Cavenaghi es un goleador inoxidable. Pasan los años, pero él siempre la mete. Con el pie derecho o con la cabeza, como hizo para el 2-0 parcial ante Sarmiento.

El Torito tuvo una nueva oportunidad dentro de la rotación que implementó Gallardo y no la desaprovechó. Clavó su 102° grito con la banda roja y además lució la cinta de capitán. Y eso que estaba Barovero, el habitual portador del brazalete. Pero, se sabe, el dueño es él, el 9.

Además, superó a Ermindo Onega en la lista de máximo goleador histórico del club. Ahora va por Passarella (103), Morete (105) y Loustau (106).

Con su hermano Marcos en la platea (juega en las inferiores del Verde de Junín), Cavenaghi le metió presión a Gallardo. No le gustó salir a los 23 minutos del complemento. Hizo un gesto de desaprobación al banco, pero nada más, ya que cruzó un saludo con Gallardo.

Hoy el de O’Brien es suplente de Mora y Teo Gutiérrez, pero conviene tenerlo afilado.

Imagen: Nicolás Aboaf