Que de la mano, del uruguayo…

Sánchez logró lo que otros no pudieron: meterle el gol al mezquino San Lorenzo. Y lo gozó…

Hace una semana, Carlos Sánchez era mirado de reojo hasta por Gallardo, quien se calentó por su tonta expulsión en Mendoza. Pero como el fútbol da revancha, el uruguayo la encontró rápido. Y metió un gol que puede ser determinante para ganar la Recopa.

Entró libre por derecha luego de un buen pase del Pity Martínez y le rompió las manos a Torrico. Para él también fue un desahogo. “Le dimos de comer a toda la gente que siempre está para las chiquitas, pero nosotros estamos para esto. Hay que poner el pecho y salir adelante”, remarcó.

Sobre el partido, dijo: “Hicimos un desgaste bárbaro, valió el esfuerzo porque encontramos el gol. Hay que seguir trabajando, estas son finales y todos quieren estar”.

Y marcó la fe que hay para la revancha: “San Lorenzo es un gran equipo, ahora jugamos en la cancha de ellos y hay que hacer el mismo trabajo que hicimos esta noche”.

Imagen: Nicolás Aboaf