Acá estoy yo, el goleador

Cavenaghi la metió y tuvo un festejo desafiante. Seguirá luchando por ganarle el puesto a Mora.

Hoy es suplente. El lo sabe. No le gusta, pero es un líder positivo. Intimamente también es consciente que dentro de poco puede ser titular. Su lucha es con Mora, parte del elenco estable de Gallardo. Pero Fernando Cavenaghi no se rinde y, fiel a su costumbre, la sigue metiendo en los arcos rivales.

Como a los 26 minutos del primer tiempo, cuando recibió el centro de Solari y la tocó hacia un rincón ante la salida de Diego Rodríguez. ¿Lo llamativo? El festejo. Fue un poco desafiante, mirando hacia la tribuna, tocándose la oreja, como si no le hubiera gustado algo que escuchó desde la hinchada.

En el segundo tiempo, antes de ser reemplazado por Teo Gutiérrez, pudo haber gritado por segunda vez en la noche, pero no controló bien el balón luego de una gran asistencia de Balanta. Lo bueno para River es que el goleador está presente.

Imagen: Nicolás Aboaf