Equipo confirmado y desafío en puerta: “Escribir nuevas páginas”

Se acerca el primer Superclásico de verano y Marcelo Gallardo confirmó el equipo que había adelantado Pasión Monumental el martes. Será la formación ideal para el entrenador que sentenció: “Los Súper de verano los quiero jugar y ganar, para mejorar en lo futbolístico”.

La importancia del partido es mayúscula. River necesita tanto ganar como demostrar pizcas de lo que evidenció en la última temporada, pero también necesita hacerlo por el peso de la historia. Desde Boca, el panorama es de mayor responsabilidad: Sin victorias en el 2014 ante el Millonario, debe ganar para limpiar su panorama. Pero tiene un partido clave por la clasificación de la Libertadores e irá con mayoría de suplentes.

Estos detalles para Gallardo no son menores, aunque aclaró: “No puedo mirar para otro lado. Sé que Boca tiene un partido importante por jugar y hace que se enfoque en la clasificación a la Libertadores. Pero a mí me da lo mismo. Nos ocupamos de lo nuestro, no podemos pensar qué les pasa por la cabeza a ellos. Si bien son clásicos de verano y marcan la confianza de un lado y de otro, no podemos dejar de pensar que es un amistoso y lo único que hace es confirmar la confianza de un resultado positivo o la desconfianza de un resultado negativo”.

Para este duelo, el entrenador volverá a contar con el equipo de sus sueños, ese que pudo utilizar por última vez hace más de cuatro meses, el 21 de septiembre en el 4 a 1 ante Independiente. Será: Barovero; Mercado, Maidana, Funes Mori, Vangioni; Sánchez, Kranevitter, Rojas; Pisculichi; Teo y Mora.

Sobre lo visto hasta ahora, el DT remarcó: “Nosotros jugamos muy poco hasta acá, tomamos el partido con la seriedad que se merece. Los Súper de verano los quiero jugar y ganar, para mejorar en lo futbolístico. Estamos trabajando muy bien desde el 4 de enero. Fueron 20 días en que trabajamos muy bien. Estamos muy motivados para la competencia oficial. Mientras tanto, esperamos que esto sirva para agarrar ritmo futbolístico. Los resultados quedan en segundo plano mientras se busca puesta a punto, pero estos clásicos se quieren ganar”.

Y cerró: “Haber enfrentado antes a Boca y que se gane genera confianza extra en la totalidad de los jugadores que afrontaron esos partidos. Hay futbolistas nuevos de cada lado y empieza una historia nueva. Lo importante es no quedarse con lo conseguido sino escribir una página nueva, más allá de la confianza de venir ganador. Hay que reconvertirse nuevamente para no perder”.