“La voy a pelear para ganarme un lugar”

Pity Martínez llegó a Mar del Plata y sabe, aunque lo haya pedido Gallardo, que entra en un equipo sólido y armado. Ahora, a lucharla.

Es de noche en Mar del Plata. Llega al aeropuerto de Camet acompañado por el dirigente Norberto Alvarez y por un empleado de seguridad del club. Suelta sus primeras palabras. “Estoy muy feliz, contento. Lo más difícil ya está”, dice Pity Martínez.

Claro, ya tuvo un día agitado. El martes corrió más que en la cancha. Se hizo la revisión médica, pasó por el Monumental a firmar el contrato por 4 años. Se sacó fotos con D’Onofrio. Y, sobre todo, comenzó a sentir los colores, esos ama su familia, sobre todo su padre. “Ellos disfrutan de verme bien. Es muy lindo el club. La cancha ya la conocía”, cuenta a pocas semanas de ser padre de Pilar. “La madre quiere que sea de Huracán, va a ser difícil convencerla de lo contrario”, cuenta entre risas.

Casi a la medianoche llega al hotel Sheraton. Ahí conoce a sus nuevos compañeros, a Gallardo. Ya el miércoles comenzará a entrenarse. Aunque no lo diga, sueña con por lo menos sentarse en el banco el próximo sábado, cuando River juegue el primer Superclásico del año. Gonzalo, así se llama, sabe que la tendrá que remar. Que en Huracán era intocable y que en Núñez, aunque Gallardo lo haya pedido y los dirigentes hayan puesto cerca de 40 millones de pesos por el 80% del pase, hay un equipo campeón, sólido y armado.

“La voy a pelear para ganarme un lugar. Es un grupo que busca pelear todo. Tiene el objetivo de la Libertadores. Esperemos que le pueda brindar mucho al club”, cierra Pity, aún asombrado y chocho de la vida por el nuevo mundo que le toca vivir.

Imagen: Prensa River