Faltó el fútbol, sin figuras

En el análisis individual cuesta encontrar al mejor en el empate sin goles con el Pincha.

Julio Chiarini (5): Clave en el mano a mano contra Carrillo, no lo forzaron más en todo el partido. Seguridad en la altura y no mucho más.

Augusto Solari (4): En un partido sin intervenciones de relevancia en cuanto al juego, dejó al equipo con un menos apenas comenzado el segundo tiempo.

Germán Pezzella (5,5): Un muro desde arriba, cerrándose con maestría cuando Alvarez Balanta se proyectó.

Eder Alvarez Balanta (5): Bien en su regreso. Le faltaba fútbol y se notó en el comienzo, se fue soltando y terminó una buena actuación.

Bruno Urribarri (6): Bien en la trepada por la izquierda, con toques notables para jugar a espaldas de los centrales rivales, dejó sólo a Cavenaghi para el gol y se proyectó siempre mostrándose como posibilidad.

Juan Cruz Kaprof (5): Poco desnivel, nula capacidad de respuesta en el área y se fue reemplazado tras la expulsión de Solari.

Leonardo Ponzio (6): Gladiador en la mitad de la cancha, ganó el duelo en el sector más poblado y con menos tiempo para pensar. Raspó, chocó, ganó y repartió.

Guido Rodríguez (5,5): Bien en el rol de doble agente. Estuvo en el medio y ganó. Pasó a la última línea para completar tras la salida de Solari y también cumplió.

Osmar Ferreyra (5): Poco aporte en el ida y vuelta, sin intervención determinante en ningún sector de la cancha. Sin errores, tampoco aportes determinantes.

Lucas Boyé (5): Tuvo una sola y el palo le dijo que no. Le falta siempre una para concretar lo que piensa. Ante la poca paciencia, la cantidad de minutos es la que puede cambiarle la variable.

Fernando Cavenaghi (6): Bien de cara al arco, tuvo dos claras y se le fueron cerca. Pivoteó, bajó a revotar y recuperar, siempre en posición de gol.

Carlos Sánchez (5): Sólo buenas intenciones, no pudo salir de la intrascendencia que demostró el equipo antes de su ingreso.

Leonardo Pisculichi, Ariel Rojas y Rodrigo Mora: no calificaron.