“No va a jugar en Enero”

La llegada de Pablo Aimar desvela a todos. Ya tiene la 10 en sus manos y el hincha piensa en el momento en que volverá a verla puesta en su cuerpo, demostrando. Pero Marcelo Gallardo puso paños fríos y pidió paciencia. “No va a jugar en Enero”, ponderó el técnico en diálogo con Radio América.

Conoce cómo es la cosa el técnico de River. Las pasó todas como jugador y por eso entiende la situación de Aimar. Gallardo jugó de Aimar y también comparten el hecho de haber vuelto al club con mayoría de edad y con la responsabilidad de saberse ídolo -con lo que eso conlleva-. Entonces, espera. Entonces, pide paciencia.

“Aimar vino a pelear un lugar. Es un profesional y es lo primero que me dijo cuando nos sentamos a hablar. Es un pibe divino, un crack adentro de la cancha y un gran profesional en el día a día. Por eso, porque viene de una larga recuperación y está en el período final de la misma, es que hay que esperarlo. No va a jugar en Enero y no tenemos apuro para tenerlo jugando en el primer equipo. Lo hará cuando esté al 100%”, confesó Gallardo.

Y, ante la pregunta de los periodistas, confirmó que Aimar se veía afuera del fútbol pero decidió hacer el esfuerzo de ponerse bien físicamente para poder jugar en un equipo de las características del River de Gallardo. “Es una gran persona y vemos el fútbol de manera similar. Tiene muchas ganas, hablamos mucho y esperamos grandes cosas”, describió el entrenador.

2014-12-11 River vs At Nacional 00822

Además, se deshizo en elogios para con Germán Pezzella y confió en que la competencia por la titularidad empezó cuando inició la pretemporada. “El año pasado tuvimos una charla y quizás lo motivaba irse para sumar minutos, algo que se le venía negando hace tiempo. Le pedí que se quedara porque entendía que es un gran jugador, que tenía que competir pero que le iba a dar continuidad a Maidana, una de las figuras y el que venía jugando. Terminada la temporada, jugó el 50% de los partidos y fue decisivo”, explicó.

Y agregó: “Si hoy le preguntás, no creo que piense lo mismo que cuando tuvimos aquella charla. Es un jugador de elite, está en proceso de crecimiento y ahora la disputa por la titularidad es un paso más que debe dar y que sabe que puede dar con trabajo y competencia. Por suerte, esa vacante la tengo cubierta”.