“Que Papá Noel traiga la Copa”

Fernando Cavenaghi analizó el gran año de River y pidió en voz alta su deseo para el 2015.

Volvió por la gloria. Fue campeón local. Ganó la Sudamericana. No supo lo que es perder con Boca en todo el año. Estuvo parado por una bursitis de la cual se operó tras haberse infiltrado en 14 partidos. Llegó a los 100 gritos con la banda roja. Fue el líder con cinta de capitán y sin la misma también. Y va por más.

“Ojalá que Papá Noel traiga la Copa Libertadores. Ahí podría decir que gané todo con River. Lo que estoy seguro es que vamos a dar lo mejor para ganarla”, dijo Fernando Cavenaghi en Olé luego del brindis de Nochebuena.

El Torito no se detiene. “Se viene un año con muchos torneos y especial porque jugamos la Copa. Que sigan los éxitos…”, insiste.

Además, cuenta que salía a correr todos los días a las 7 de la mañana y metía doble turno para volver a las canchas y colaborar para ganar la Copa. Y la realidad es que jugó 5 minutos en la revancha con Boca, media hora en Medellín y 20 en el Monumental en la noche de la vuelta olímpica. “Fue una puesta a punto que implicó un gran sacrificio”.

Reconoce que pensó en retirarse si la recuperación no era óptima, pero que ahora no se fija plazos: “Tuve miedo, no sabía cómo iba a quedar, era una lesión complicada y una operación difícil, sobre todo teniendo en cuenta que era en el pie, algo fundamental para un jugador de fútbol. Pero traté de ser fuerte, pero lo tomé con naturalidad, con algunos altibajos que fui manejando de acuerdo al momento. Cuando volví, me sentí bien. Al principio no sabía si el pie me iba a responder, ya había empezado a jugar y seguía con cierta incertidumbre, al mismo tiempo pensaba en lo físico, si iba a poder ponerme a punto, pero ahora siento que estoy para un tiempito más… No sé cuánto, porque hay momentos en los que por la cabeza me pasan miles de cosas, pero voy a tirar un par de añitos seguro”.