“Me voy a tatuar algo de River”

Rodrigo Mora vive su revancha y avisa que quiere dejarla marcada en la piel. “Después del nacimiento de mi hijo, ganar la Copa fue lo más importante de mi vida”, dice.

Sigue feliz. Ni las vacaciones lo detienen. Haber ganado la Sudamericana con el plus de ser el goleador del equipo, con cuatro tantos, es motivo de festejo para Rodrigo Mora. “Después del nacimiento de mi hijo, este título es lo más importante de mi vida”, afirma.

Y no para: “Estoy afónico por los festejos. Fue algo único que viví, lo disfruté como nunca. Tengo tres campeonatos, sin dudas este es el más grande. En toda mi vida, lo más importante fue mi hijo y después viene este título”, dice sin dudar.

A su manera, luego del exilio en la U de Chile, el uruguayo vive su revancha. “Esto jamás se me va a borrar de la mente. En el festejo pensé mucho en mi hijo. Se me puso la piel de gallina, no sabía si llorar o reír, se me pasaron muchas cosas. Nos tocó vivir algo que hace 17 años no pasaba y lo viví como nunca. Me siento un privilegiado por haber podido levantar una copa internacional”.

Aprendió a querer los colores y ahora se los dejará grabados en la pie: “Esta una marca que me queda en el corazón, pero me voy a hacer un tatuaje. No sé si será la copa y la fecha o algo de River, pero antes de Navidad me lo haré”, avisa en Jogo Bonito.

¿Y el futuro, Rodrigo? “Me podría quedar a vivir tranquilamente, acá estoy muy feliz con todo, con la gente, los compañeros, cuerpo técnico y dirigentes pero uno nunca sabe las vueltas de la vida”.

Su semestre fue muy bueno. Se asentó rápidamente a la idea de Gallardo, quien le pidió que juegue más adentro, y el equipo lo aprovechó. Por eso Mora está agradecido: “A la dirigencia, al técnico, que me pidió, y a mis compañeros, que me hicieron sentir de la misma manera. Lo que es más importante es el afecto de la gente, me tocó irme y muchos no querían que me vaya, hoy me tocó volver y festejar un titulo. Lo siento como una reinvindación, yo solo quería lograr un titulo con el club. Estoy viviendo algo inolvidable”.

El nacido en Rivera no escatimó elogios para sus compañeros: “Barovero es el angel del arco. Mercado es un guerrero. Ponzio entró por lesión de Kranevitter y anduvo muy bien. Se hizo fuerte en los partidos ante Boca. Es un gran 5, se lo merecía y mucho porque le tocó vivir algo parecido a mi. Teo es un gran jugador, es un gusto compartir delantera con él. Es distinto, no sé como hace, pero los saca a los defensores del partido. Si le toca quedarse bienvenido sea, porque lo necesitamos ya que hace diferencias. Si se va, estará pensado en lo mejor para su familia. Por Pisculichi nos hemos hecho fuertes por su pegada. Le ha aportado mucho al equipo”.

Por encima de todo, Mora ubica al plantel: “Cada jugador que ha llegado al club lo hacen sentir como si hubiese estado años. Lo que viví con este grupo, nunca lo he vivido en otro lugar”.