Trapito, el mejor de la Sudamericana

En silencio, fiel a su estilo, Marcelo Barovero supo construir una muralla en su arco y fue elegido por la Conmebol como la figura de la Copa.

Apareció en todas las series para convertirse en figura. Pero la regularidad se vio en su arco que apenas recibió cinco goles en 10 partidos.

Se destacó siempre. Tapó todo en la vuelta de Godoy Cruz, se destacó contra Libertad y fue figura contra Estudiantes.

Tocó el pico de su rendimiento y notoriedad ante Boca y en especial en la vuelta, cuando le atajó un penal a Gigliotti que podría haber cambiado la historia para siempre.

Hoy, después de una gran actuación en la primera mitad y luego de tener el privilegio de ser el primero en tocar la Copa por su condición de capitán, recibió la placa que lo reconoció como el mejor de toda la Sudamericana 2014.

Imagen: Nicolás Aboaf