“No creo haber sido el hombre de la Copa”

Con humildad, Pisculichi, determinante para la obtención de la Sudamericana, se quitó méritos y le agradece a Gallardo: “Jugar en River era una cuenta pendiente y con él la pude cumplir”.

¿Idolo? No. Pero sí muy querido. Ya metió en el corazón del hincha en apenas 4 meses. Su zurda mágica fue clave para ganar la Sudamericana, con el plus que uno esos puñales fue a parar al arco de un tal Orion.

Leonardo Pisculichi goza en el día después de la consagración, pero está bañado de humildad: “No creo haber sido el hombre de la Copa”, sentencia en América & Closs, que ya era observado por Ramón Díaz, aunque fue Gallardo quien dio el OK definitivo para su llegada a Núñez. “Siempre le estaré agradecido a Marcelo poder jugar en este club. Era una cuenta pendiente en mi carrera”, confiesa.

Todo el mundo habla de esa zurda prodigiosa. Su zurda. “Siempre tuve la cualidad para pegarle a la pelota. Por suerte dio resultados. Lo de los goles a balón detenido se practica, Marcelo hace mucho trabajo. Tenemos grandes cabeceadores y ahí sacamos diferencias”, cuenta.

Y sigue: “Hoy me siento cómodo en este equipo. De espalda es difícil jugar, trato de buscar los espacios vacíos. Trato de acompañar, me gusta estar cerca del área”.

Sobre el andar en la Copa, afirma que “el momento más duro fue el del primer tiempo en Medellín, ahí la pasamos mal”.

Ahora se ilusiona con el campeonato, aunque sepa que River corre de atrás: “Siempre la idea fue tratar de hacernos fuertes en los dos frentes. En la Copa se fue dando, estuvimos a la altura. Sabemos que tenemos que ganarle a Quilmes y que Racing no gane. Si hay una chance, nos vamos a subir, sería la frutilla del postre”.