Puntajes: Promedio 10

¿Por qué ser objetivo? River le ganó al rival de toda la vida, lo dejó afuera de la Sudamericana con ganas, determinación, juego y haciendo valer cada uno de los roles adentro de la cancha. 10 para todos.

Marcelo Barovero (10): Atajó un penal al minuto de juego. ¿Necesitamos seguir escribiendo?

Gabriel Mercado (10): Cerró el lateral, fue y vino con la soltura que lo caracteriza y sin importar cuántos delanteros ponía Boca. La mala, se pierde la primera final de la Sudamericana.

Germán Pezzella (10): ¿Cuántas pelotas le tiraron por arriba? ¿1000? Bueno, las sacó todas.

Ramiro Funes Mori (10): Necesitaba redimirse y lo hizo contra el rival que más le gusta. Sacó todo por abajo, todo por arriba y arriesgó en cada bocha que pasó cerca. Sí, es su estilo y le suele salir como hoy, bien.

Leonel Vangioni (10): No se sabrá jamás si le pegó al arco o si tiró centro en la del gol, de poco importa. Cuenta como asistencia y ya está. No paró de correr y meter ni en el entretiempo.

Carlos Sánchez (10): Jugó de todo lo que le pidió el entrenador. Fue y vino por el andarivel derecho y estuvo a punto de convertir, con el ingreso de Solari ocupó el rol de doble cinco y lo hizo con criterio y determinación para pisar el área.

Leonardo Ponzio (10): Una fiera. No sólo quitó todo, picó el partido e hizo el juego que merece un clásico, sino que también tocó con criterio y fue partícipe necesario para limpiar la jugada del gol.

Ariel Rojas (10): Arrancó mal con el penal que le hizo a Meli. Luego recuperó todo. Y, como es costumbre, todos los pases al pie del compañero, sin importar la dificultad que tome.

Leonardo Pisculichi (10): El gol que le dio a River la victoria y la final de la Sudamericana. ¿Algo más?

Rodrigo Mora (10): Jugó porque quería jugar, porque es vital para el equipo y no porque estuviese al 100%. ¿Se notó por momentos? Sí. Pero qué importa, dio hasta el último mililitro de sudor que le quedaba.

Teófilo Gutiérrez (10): Se peleó con todos, le ganó a todos. Además, fue el faro en el ataque y para descansar los embates ofensivos. El mejor entre los mejores.

Augusto Solari (10): Peleó, buscó, obligó, determinante para cambiar el aire.

Fernando Cavenaghi (10): Entró a poner la cereza del postre y casi convierte.

Imagen: Nicolás Aboaf