“No podemos relajarnos, hay que ganar la Copa”

Mercado, quien no podrá estar en la final de ida debido a una suspensión, analizó porqué River dejó en el camino a Boca y no quiere quedarse con la gloria Superclásica.

¿Relax? ¿Festejos y paz? No. En el diccionario de Gabriel Mercado, independientemente de la alegría por haber dejado en el camino a Boca, esas palabras no entran. “Lo que se vivió fue espectacular. Nos pone contento por la gente que llenó la cancha. Se necesitaba una victoria así. Pero como grupo nosotros tenemos claro que ahora queremos ganar la final. Hay que dar vuelta la página. Estamos ante la posibilidad de quedar en la historia, no podemos relajarnos. Hay que dar el máximo”, insistió el defensor en América & Closs.

El de Madryn, que no jugará la final de ida ante Atlético Nacional por acumulación de tarjetas amarillas, analizó el triunfo del jueves por la noche: “La verdad, un gol en contra de entrada hubiera sido difícil de afrontar, sobre todo desde la cabeza. No es fácil remontar desde atrás. Fue clave la atajada de Marcelo (por el penal de Barovero). A partir de ahí, el equipo se fortaleció y fuimos a buscar el gol”.

Y siguió: “En el segundo tiempo, si hubiésemos estado más finos… fue una pena sufrir hasta el final. Ellos podían empatar con cualquier pelotazo o una pelota parada. Sabíamos que íbamos a generar más que en la ida, pero nos faltó contundencia. Atrás estuvimos compactos. Ellos tienen unjuego directo, con espacios, apuestan por los delanteros. Ayer no tuvieron ni a Martínez ni Chávez. Con dos centrodelanteros metían pelotazos frontales y descargar. Al ser un partido de Copa es totalmente diferente a lo que pasa en el torneo. Ayer no había que volverse locos después del gol, no quedar mal parado”.

Valuarte del fondo, elogió a sus compañeros: “Cuando vimos que formaban así, la idea era que los centrales vayan sobre los dos 9. Son delanteros mañosos, de espaldas juegan bien. No se podían dar vuelta y no queríamos que los rebotes le quedaran a ellos. También fue clave Ponzio, que se chupó entre los centrales y metió mucho. Yo no fui importante en ataque. Vangioni fue más, como en el gol, pero había que estar ordenados, bien parados y no dar ventajas”.

No dudó en reconocer que “fuimos justos ganadores” y que “la idea era recuperar el juego, la energía, esa presión que nos caracterizó durante buena parte del torneo. Quizás no pudimos hilvanar demasiadas jugadas de ataque, pero en el segundo tiempo nos acomodamos mejor”.

¿Y ahora? “Hay que ganarle a Banfield y seguir metiendo presión. Con el diario del lunes, todo el mundo va a decir que estuvo bien poner suplentes con Racing. Si perdíamos con Boca no sé si pensarían lo mismo”.