Una fiesta

La gente colmó el Monumental y tuvo un recibimiento espectacular. Luego gozó con el pase a la final.

62 mil almas. Un estadio colmado como en las grandes citas. Que armó una verdadera fiesta con todo el cotillón.

Bengalas, globos, cintas, fuegos artificiales. Fue conmovedora la salida del equipo de Gallardo allá por las 20.38.

Justo en una semana triste por el choque entre barrabravas, el hincha genuino le puso toda la pasión. Y reventó el Monumental, con una recaudación que superó los 18 millones de pesos.

Con el 1-0 consumado, fue más fiesta todavía. Ellos se la merecían. Ahora, con el final de la sanción por cantos xenófobos, muchos irán a Medellín para después copar otra vez el Liberti en la revancha con Atlético Nacional.

Imagen: Nicolás Aboaf