Y un día volvió Cirigliano

El volante jugó otra vez con la camiseta de River tras un año y medio. ¿Cómo anduvo? Correcto, con la calidad técnica de siempre. Podría ir al banco contra Boca.

Se fue de River en silencio, casi por la puerta de atrás. Volvió tras un año. Gallardo lo quería llevar a la pretemporada, pero él se negó. D’Onofrio, caliente, dijo un día que iba a terminar cortando el pasto en el club. Se entrenó aparte con un PF. Hasta que un día la historia cambió.

Lesionado Kranevitter, el Muñeco apostó por Ponzio y Guido Rodríguez, aunque reclamó que él se entrene con la Reserva, donde comenzó a tomar ritmo futbolístico. Jugó ocho partidos en el preliminar y, en el medio, fue al banco por la Copa Argentina ante Rosario Central.

Hace diez días, Gallardo lo incluyó en la lista de la Sudamericana. Casi lo lleva al banco en La Boca. Pero finalmente lo tiró a la cancha en Avellaneda. No jugaba desde mayo, por la liga italiana, tras su paso por Hellas Verona. En River no lo hacía desde mayo de 2013, en un 2-2 contra Unión, en Santa Fe. Y una noche regresó Ezequiel Cirigliano.

¿Cómo anduvo? Se acomodó rápidamente al partido. Con la pelota no tuvo problemas, porque es un jugador de una gran condición técnica. Sí sufrió en la contención, por los embates de los mediocampistas de Racing. Además, Rodríguez no lo ayudó en ese aspecto.

Independientemente del resultado, Gallardo recuperó a un hombre que considera mucho. Posiblemente, Ciri esté en el banco contra Boca el próximo jueves.

Imagen: Nicolás Aboaf