Puntajes vs. Boca: El club de la pelea

En el contexto de un partido en el que perdía el que menos metía, River impuso condiciones gracias a la actitud de Leonardo Ponzio, que junto con Carlos Sánchez fueron las figuras del partido.

Marcelo Barovero (5): Algunos errores posicionales en la primera etapa que pudieron costarle el partido a River, repuntó con la última tapada del partido ante un cabezazo de Forlín.

Gabriel Mercado (6): Fiereza para marcar a uno de los más difíciles de Boca, Chávez. Le tapó el arranque en velocidad, lo cortó a tiempo y no le dejó pesar en el encuentro.

Jonatan Maidana (6): Bien por arriba, un combativo en todos lados. Por abajo fue impasable, se destacó en el pelotazo frontal y dejó hasta el último gramo de fuerza en el partido. Se fue lesionado y pinta para desgarro.

Ramiro Funes Mori (6): Mucho trabajo con los delanteros de área, siempre correcto para el cierre por el piso y con inteligencia para no sufrir por arriba.

Leonel Vangioni (5,5): Contenido a su función de defensor lateral, sin la libertad de otros partidos por soltarse en ataque, la parió con Martínez, pero lo sacó del partido y no sufrió más.

Carlos Sánchez (6,5): Enorme sacrificio para llegar con muchos minutos encima y poco tiempo para recuperarse. Se bancó todo el partido, corrió incansablemente y aportó en su doble función de volante por el costado y por adentro.

Leonardo Ponzio (6,5): Tuvo que ponerse el traje y trabajar. Impreciso con la pelota, cierto. Pero un gladiador en la mitad de la cancha. Se peleó con todos y pegó de más, es verdad, pero así se juegan los clásicos cuando no se puede tener la pelota.

Ariel Rojas (5): En un partido en el que la pelota y las situaciones de creación no corrieron por parte de River, le costó adaptarse al trajin de un partido incómodo para él. Igualmente, marcó diferencia cuando la redonda psó por sus pies.

Leonardo Pisculich (5): Poco pudo hacer más que mirar el balón. A él le gusta tenerlo abajo de la suela y cerca del arco rival. Eso nunca sucedió y por eso se agotó de correr sin sentido. Se fue reemplazado. Lo mejor había sido un pase filtrado a Simeone con un caño incluido a Forlín.

Giovanni Simeone (4,5): Tuvo una sola y le faltó picardía para pararla y definir. Después, mucha pelea con los centrales por arriba y poca posibilidad de jugar de frente al arco.

Teófilo Gutiérrez (5,5): Mucho desgaste, buscó pivotear, pero nunca tuvo con quien descargar. Se metió en el partido picado y tuvo más pelea que juego.

Lucas Boyé (5): Muchas intenciones, picardía para encarar en soledad y sin compañero fresco para definir.

Germán Pezzella y Augusto Solari: no calificaron.

Imagen: Nicolás Aboaf