Sin Mora en la Boca

Todos con la mirada en Teo y Sánchez, y la trompada llegó desde otro lado. A casi 24 horas para el Superclásico, el uruguayo se quedó afuera del partido por una infección abdominal.

La alarma se encendió pasadas las 16. River se entrenaba a las 18 pero, sorpresivamente, Rodrigo Mora salió del estadio acompañado por parte del cuerpo técnico y hacia la clínica de Jorge Bombiccino.

Dolores abdominales fue el primer síntoma que se convirtió rápidamente en un diagnóstico: infección abdominal. Sí, increíble. La suerte que no corrieron Teo y Sánchez, expuestos ambos por viajes y partidos cercanos a la disputa del partido de ida de la Copa Sudamericana, la pasó el ex Peñarol y Benfica, que quedó excluido tanto del partido de mañana como del clásico ante Racing.

Rápidamente, sin lugar para lamentos, el entrenador tomó cartas en el asunto y le confirmó a Giovanni Simeone que será el acompañante de Teófilo Gutiérrez en el ataque de mañana.

Mora, por ahora, zafó del quirófano, pero en el parte médico otorgado por el club se aclara que “está siendo tratado con antibióticos, reposo y dieta líquida”. Ya está en su casa y se ilusiona, a pesar de la decepción por no poder jugar el clásico, con estar en algún partido de lo que resta del año. Aunque todavía es prematuro para una sentencia y parece prácticamente imposible.

¡Fuerza, Rodrigo!