Súper

Se viene Boca y lo pasado poco importa. Es ahora y Hernán Castillo lo analiza en su nueva editorial.

Sé que muchos no estarán de acuerdo. Los entiendo. No comparto lo que opinan. Sé que no dije todavía lo que opino y sé que muchos de ustedes van a decir que estoy loco. Y bue, de loco todos tenemos un poco. Vayamos al punto:

NO ME INTERESA LO QUE PASE EN EL CAMPEONATO. CAMBIO EL TORNEO POR PASAR A BOCA. SI SE PUEDEN LAS DOS COSAS JOYA. SI ES SÓLO UNA, LA COPA.

Nada garantiza nada. Cierto. Pero te acercas más al objetivo si los tuyos están 100% metidos en un tema de eso no tengo dudas. Se vienen los días más nerviosos que se pueden vivir futbolísticamente hablando. Nadie dejará de saber que entre este jueves y el próximo se define el año. Sí, el año. No importa que River ya salió campeón del primer semestre ni que salga de este y sea bicampeón. Los futboleros sabemos lo que es una copa contra el rival de siempre. Y eliminarlos no tiene precio. Punto. Es mi opinión. No me importa ni quiero que la compartan. Mi prioridad es la copa. Simple y fácil.

Barovero, Mercado, Maidana, Funes Mori, Vangioni, Sánchez, Ponzio, Rojas, Pisculichi, Teo y Mora los dos partidos. Allá y acá. Y pocos cambios. Nada de tocar demasiado. Y contra Racing el domingo que jueguen los pibes. Y si hay tiempo se recuperará ante Banfield y Quilmes. LA COPA ANTE BOCA ES EL TEMA. Ni una duda tengo. Arranquen con las puteadas. Yo digo lo mío. Para mi River se juega el año en esta.