“Al hincha le digo que se quede tranquilo”

Gallardo bajó un mensaje de fe en la previa del Superclásico. No confirmó el equipo para ir a la Bombonera, pero tiró algunos mensajes contundentes. Reconoció que en el inconsciente del plantel jugó saber la proximidad del Superclásico y que el plantel tiene muchas ganas de jugar este partido. “Yo quiero ganar, ganar y ganar, pero no a cualquier precio”.

En una semana caliente, Marcelo Gallardo dio la cara. Se viene Boca, por la Sudamericana. Luego Racing, por el torneo. Todo depende de River. Lógicamente, al DT lo inquieta la meseta en el rendimiento de su equipo, pero se tiene fe. Mucha fe. En conferencia de prensa, bajó un mensaje esperanzador para los hinchas y dejó conceptos interesantes.

Así arrancó: “Después del domingo empezó a jugar la importancia del partido con jueves, sabiendo que estamos muy bien, con una buena energía para encarar la recta final, sobre todo después de haber pasado esta seguidilla de partidos que eran importantes. El clásico se empezó a jugar mucho antes de lo que hubiésemos querido. Era inevitable escuchar cualquier tipo de comentario. Era difícil sacárselo de la cabeza, pero ahora ya estamos enfocados en el jueves”.

No lo sentenció, pero el entrenador entiende que en la cabeza del plantel estuvo presente el duelo con Boca. “Está en cada uno, inconscientemente juega. Estos partidos se empiezan a jugar antes, es normal, no es que nosotros le bajamos ese mensaje. Si los medios antes de que se supiera el cruce ya venian hablando. ¿Entonces cómo te abstraés de eso?”, reconoció.

Igualmente, el técnico pidió disfrutar del Superclásico: “No todos los días se juegan este tipo de partidos, por lo que significa para nosotros y para el hincha. Le dije a los jugadores que somos privilegiados, no sólo por vivir este partido sino porque hace algunos meses teníamos ganas de volver a enfrentarlos después del clásico en nuestra cancha, que no se pudo jugar bien. Por eso nosotros teníamos ganas de jugar”.

Gallardo quiere revancha por lo que pasó aquel 5 de octubre y la maldita lluvia. Entiende, aunque que no lo diga, que su equipo estaba a punto caramelo para ganar. ¿Y ahora, Muñeco? “Que el hincha de River se quede tranquilo, a este equipo le quedan cosas, por más que el nivel futbolístico ha bajado y es producto de un montón de factores que hemos vivido. Nos destacamos por mostrar un vuelo diferente al resto y si bien ha bajado, creo que llegó en un buen momento, porque ahora podemos subir. Estoy totalmente convencido, sé del espíritu que tienen y el plus que hay para afrontar esta etapa final”.

Consultado por las ausencias que resintieron la estructura en los últimos partidos, el DT contó que “es normal que en un equipo corto se diga que Teo y Sánchez son fundamentales en el rendimiento colectivo. Ahora jugamos sin ellos y seguimos en la pelea, no nos quedamos en la excusa o en el lamento. Lo afrontamos de la mejor manera posible. Ahora, con la posibilidad de tenerlos, es otra cosa”.

Y apareció el palazo para el Maestro Tabarez, que esta noche pondrá de titular a Sánchez ante Chile: “Ahora no pesó el sentido común. No puedo decir si hubo mala voluntad, hablo de sentido común. Fuera de eso, confío en que vamos a subir un escalón”.

También analizó al rival: “Boca querrá hacerse fuerte en su casa, pero reconozco que es mas fácil para ellos jugar con espacios, se le complica un poco cuando tienen que salir a buscar, cuando deben ser protagonistas desde el juego”.

No dio precisiones sobre el equipo, pero a la hora de los nombres propios se refirió a la motivación de Gutiérrez. “Teo tiene muchas ganas de jugar este partido, tal es así que fue liberado (por Colombia), entendiendo cuál era el significado de lo que nos jugamos. Ahí sí primó el sentido común y lo tenemos muy enchufado. Tiene personalidad para este tipo de encuentros”. Eso sí: no profundizó cuando se le preguntó por la vuelta de Cavenaghi: “Hoy tengo que pensar en lo más inmediato. Debemos presentar el mejor equipo el jueves y recuperar el nivel futbolístico. Sí voy pensando alternativas para lo que viene, pero no me desgasto”.

Siguió destilando optimismo e hizo una declaración de principios acerca de cómo le gustaría dejar en el camino al eterno rival: “No pienso en situaciones negativas. En mi cabeza solo estar ganar, ganar y ganar. Es mi mentalidad y mi espíritu. Y no ganar a cualquier precio, sino sosteniendo una idea, una forma, con todo lo que eso conlleva. Con carácter, con humildad, con sacrificio, con un espíritu fuerte. Ahora se necesita estar unidos, fuertes. Y eso está. Por eso creo que no nos va a faltar nada en estos partidos. No hay mucho tiempo, afrontamos las cosas como vienen y como podemos. Dije al principio del semestre que la idea era ser competitivos y hoy no sólo somos eso sino que estamos ante instancia decisivas”.

Defendió su postura de incluir a los juveniles: “Hace dos semanas no tendría que haber contestado esto, pero somos exitistas, con el diario del lunes se hacen sugerencias sobre lo que podía hacerse mejor. Era con este plantel con el que íbamos a encarar todo y vamos a terminar con el mismo, con el cual me siento identificado. Los chicos se potencian, se crece cuando se pierde, ¿si no cuándo los pongo? En la victoria sería muy fácil ponerlos”.

Y en el final se cruzó con un periodista que le planteó que River tiene más para perder que Boca: “¿Qué gente? ¿Qué tribuna?”. Picante. Y con fe.