Puntajes vs. Estudiantes: El que siempre está

En un partido con tantos altibajos como errores, Ariel Rojas fue el único que mantuvo el rendimiento durante los 90 minutos. Fue el mejor, otra vez.

Marcelo Barovero (6): Figura en el primer tiempo, arriesgó demasiado en el segundo y fue artífice del gol de Carrillo. Mal saque, flojo achique, penal y gol.

Gabriel Mercado (4): Perdió la espalda con Correa cada vez que el del Pincha quiso encarar. No se entendió bien con Solari, el reemplazo de Sánchez. Es momento de afilar ese tándem.

Jonatan Maidana (6): Flojo en el primer tiempo, a sus espaldas llegó el gol de Vera y más de una situación del Pincha. Remontó mucho en el complemento, impasable por arriba y determinante en la salida por abajo.

Ramiro Funes Mori (7): Después de una primera mitad en la que alternó buenas y malas, se consolidó en el complemento, sacó la armadura de líder para comenzar la remontada, metió el tercero e impidió cualquier pensamiento de remontada para el visitante.

Leonel Vangioni (5): Mucho degaste. Corrió de atrás todo el primer tiempo, le jugaron a sus espaldas y al 2-1 para dejarlo sin chances de defender. En el complemento, con más lugar, fue determinante en la remontada por el sector izquierdo, tanto en lo ofensivo como en lo defensivo.

Augusto Solari (5): No es Sánchez, eso hay que entenderlo. Analizándolo de manera individual, habrá que contemplar su poca contracción a la recuperación alta, pero su buen pie para llegar con peligro a la línea final, no para ser punzante de cara al gol, sino para centrar. Tiene que mejorar.

Leonardo Ponzio (5): Muy flojo en la entrega, miró la espalda de Gil Romero durante toda la primera mitad. En el complemento fue uno de los pilares para la remontada, tocó de primera y cubrió espacios en defensa.

Ariel Rojas (7,5): Todo bien hace. Toca corto cuando lo pide la jugada, corta al espacio vacío cuando se abren los volantes centrales, le pega desde afuera y hace figura al arquero, recupera, raspa, triangula y ocupa el lugar que se le pida. El mejor.

Leonardo Pisculichi (6): Si no entrara en esas lagunas que tiene entre la última parte del primer tiempo y los primeros 10 del complemento, sería la figura todos los partidos. Clave para generar juego en los pocos momentos que River tuvo la pelota en la primera mitad; determinante con la pelota parada para los goles de Mora y Ramiro. Un guante tiene en el pie y lo ejerce.

Rodrigo Mora (6,5): Insistente, peleador, vertiginoso y goleador. Punzante para obligar cuando no genera juego, inteligente para asociarse y siempre con cuota goleadora importante.

Teo Gutiérrez (6,5): Arrancó como para jugar el mejor partido de su historia con La Banda, gol rápido y toque decisivo para generar y asistir. Se topó con los errores en la definición, bajó su rendimiento individual pero mantuvo la vitalidad para el equipo con toque corto y pivoteo en momentos de necesidad extrema.

Lucas Boyé (6): Se le pide más porque es el pibe que más jugó. Tuvo un par de partidos en el freezer por no rendir como se esperaba. Hoy le soltaron la rienda al toro e hizo estragos. Complicó a los rivales, obligó a no desatenderlo y dejó sólo a Teo y Martínez para el cuarto.

Tomás Martínez (5): Recuperó minutos y los hizo valer. Se adueñó de la pelota como le pide el número que lleva en la espalda, tocó, creó, se asoció y casi convierte. Bien.

Giovanni Simeone: pocos minutos.

Imagen: Nicolás Aboaf