“No pensamos más allá del domingo”

La sonrisa se le dibuja en la cara al menos por unos minutos a Marcelo Gallardo. En medio de una crisis familiar por la delicada salud de su madre, al DT se le ilumina cuando habla de sus jugadores y de este River. “Mostramos rebeldía, carácter y convencimiento para no cambiar nuestra idea de juego”, recalcó y pidió cautela con respecto a un hipotético cruce con Boca en la Copa Sudamericana.

Gana, gana y gana. River pasa barreras de la media y también históricas, derroca viejos récords y apunta a ser el equipo más invicto de la historia del club. Pero no se desespera y enuncia: “Tenemos que seguir enfocados en los detalles, que es lo que nos permite seguir peleando en los dos frentes. Si bien me imagino que ellos no jugarán con el mismo equipo, nosotros vamos a plantear el partido con la misma concentración, seriedad e intensidad de siempre. Creemos que podemos sumar, lo que nos dará posibilidades para lo que viene”.

Y sabe que el camino es cada vez más complicado: “Los rivales se potencian cuando nos enfrentan. Si nos obligan a jugar sin tanta fluidez, no tenemos que desesperarnos ni entrar en la confusión. Es lo que ocurrió en los últimos dos partidos. Por ejemplo, contra Estudiantes, si el equipo hubiese dudado después del primer gol habría tirado la pelota lo más lejos posible. Pero empatamos con una jugada limpia del fondo”, analizó.

Mientras que agregó: “El tema es saber si el rival puede sostener lo que nosotros sí podemos sostener. Dar vuelta los partidos no es lo ideal, pero el equipo ha mostrado suficiente carácter para no desenfocarse de lo que cree”.

Además de apuntar a la cautela, explicó que aún duda acerca del equipo que parará el domingo para el segundo chico contra Estudiantes. “Me sigo haciendo preguntas. No me las puedo contestar a mí mismo. Sí tengo alguna idea, pero no puedo adelantarme. Los jugadores no están del todo recuperados. Debo evaluar situaciones para ver quiénes están en mejores condiciones”.

Y cerró: “No es fácil estar en ambas competencias al mismo tiempo ni sostener el ritmo. Pero el plantel está preparado para el esfuerzo, para afrontar la recta final. Vamos tres meses y 21 partidos. Nos quedan algunas semanas, vale la pena el intento”.