Los goles estaban en el banco

Driussi y Simeone entraron y le dieron el triunfo a River en Paraguay. Un pleno de Gallardo.

Todo lo pensado de antemano se desvanece ante la evidencia. River lo empataba y había queesperar. Pero desde el banco, los pibes le dieron lo que casi es clasificación. No suele haber dos delanteros de área en el banco.

Pero el Muñeco lo hizo de nuevo, cambió hábitos y sumaron puntos, como Pezzella de 9 contra Boca. Y de nuevo, desde el banco y con una innovación, el Millonario encaminó su pase a la próxima etapa de la Copa.

El primero en entrar fue Driussi, virgen de gritos hasta hoy. El pibe entró con actitud, forjó una situación apenas ingresado y en la segunda, tras pase de Mora, festejó por primera vez en su carrera.

Mientras se festejaba el gol, Simeone ya esperaba sobre la línea lateral para ingresar. No sabía que su conquista sería aún más veloz. Entró y su primer contacto con la pelota fue para decir gol. Un tres dedos perfecto para su primer grito internacional y el tercero desde que juega en primera.

Por eso, por más que se haya pensado en cada detalle desde el arranque, la solución estaba sentada al lado de Gallardo. Y dicen que hay un plantel corto y sin jerarquía de la línea para afuera…

Imagen: Prensa River