Preocupado

Después de la eliminación en la Copa Argentina, Hernán Castillo analiza el presente de este River que está invicto pero hace cuatro que no gana.

Hay dos miradas para lo que viene pasando. Una la de la preocupación: River hace 4 partidos que no gana, y tres de ellos los arrancó perdiendo. Otra la de la de las justificaciones: Lluvias que emparejaron para abajo la cancha y la rotación en la Copa Argentina. Lo cierto es que River está como único líder en el torneo local por ahora y que está mano a mano en la Copa Sudamericana ahora con Libertad y viendo de reojo lo que viene, y afuera en la Copa Argentina. Hechos. Simples hechos.

¿Yo? Estoy preocupado. En algún momento sentía que esto podía pasar. A la hora de rotar yo veía esto como una posibilidad. Por eso lamenté la decisión de Gallardo de poner todos suplentes, apenas terminó el partido entre Huracán y Estudiantes y lo puse en Twitter. Porque una cosa es rotar un poco y parcialmente y otra es cambiar todo. Y este River, para mí, si cambia todo, no tiene respaldo suficiente como equipo. En el arco y la defensa más o menos se puede bancar la historia: Barovero, Mercado, Maidana, Funes Mori y Vangioni le sacan cierta ventaja apenas a Mammana, Pezzella, Balanta y Uribarri. Pero en el medio y la delantera la diferencia es sustancial: Sánchez, Ponzio, Rojas y Pisculichi más Mora y Teo son mucho más que Solari, Rodríguez, Malevo y Tomás Martínez más Boye y Gio Simeone o Driussi. Simple. Fácil.
Sigamos con las miradas: Si seguía poniendo a los titulares podía lamentar lesiones. Y esta era una buena manera para probar a los más pibes y darle rodaje. Cierto. Pero yo quería menos rotación. Esta Copa estaba para ganarla. Era un título más para seguir en la sintonía ganadora. Era un buen ingreso de dinero en efectivo, además. No daba la clasificación a la Copa Libertadores porque River ya la tiene y seguro es por eso que se decidió esta movida.
Nada garantiza nada pero yo me quedé preocupado igual. Este River ha jugado partidazos hasta aquí, pero hace cuatro que no gana y tendrá en los dos próximos choques dos bajas importantes como lo son Teo y Vangioni. Ojalá no se sientan. Ojalá se vuelva a sacar chapa y a relucirla en Rosario y Paraguay. Si se vuelve rápido a la senda de los triunfos, este bajón quedará como una anécdota en medio de una campaña brillante. ¿Hoy? Hace 4 que no pierde y a mí no me gusta acostumbrarme a empatar.