“No me pareció necesario parar el partido”

La cancha estaba casi imposible, pero Mauro Vigliano decidió jugar el Superclásico y se hizo cargo de la decisión.

Caminó tres veces la cancha en la previa del Superclásico. Dudó, sí, pero los dirigentes le dieron el OK. Desde los vestuarios nadie se plantó. Y el show debía continuar. Mauro Vigliano tuvo la posibilidad de suspender el partido, aunque no lo hizo cuando era notorio que era casi imposible jugar en condiciones normales.

“No pensé en suspenderlo por lluvia, no me pareció necesario”, se defendió el árbitro luego del 1-1. ¿Por qué no se postergó? 

1- Era difícil decirle a 60 mil personas que se volvieran a su casa ya empapados.

2- River y Boca no iban a tener disponibles a Teo Gutiérrez, Vangioni, Balanta y Gago porque debían sumarse a sus selecciones.

3- La Policía Federal no garantizaba prestar el mismo servicio en la tarde del lunes. Hoy se pusieron a disposición cerca de 1600 efectivos (incluidos privados) para evitar encontronazos por la interna de la barra de River

Por otra parte, Vigliano, con el mismo énfasis, explicó qué vio en el penal que cobró a favor de River: “Vi una acción poco ortodoxa de Gago. Si fue un error lo asumiré, no tengo ningún problema”, resaltó en la puerta del vestuario de los árbitros.