Incómodo, se llevó un punto de Sarandí

A River le costó imponer su juego ante Arsenal. Empató 1-1 y sigue puntero, con cuatro unidades de diferencia sobre sus escoltas, Newell’s y Lanús, el rival del próximo domingo. Pisculichi marcó el gol millonario.

Y un día, a River le iba a costar imponer su juego. Eso pasó ante Arsenal, que lo inquietó, lo puso en jaque. Los de Gallardo también lo pudieron ganar, pero en definitiva el punto no le vino mal de acuerdo al desarrollo del partido. River sigue puntero, con cuatro unidades de diferencia sobre sus escoltas, Newell’s y Lanús, a quien visitará el próximo domingo.

Con una cancha tan rápida como pesada, a River le costó hacer pie en Sarandí. De entrada, Arsenal le planteó un partido de igual a igual, con los delanteros, Zelaya y Palacios, encimando a los centrales para evitar la salida limpia desde el fondo y obligando a Barovero al pelotazo largo. Luego de las grandes presentaciones que viene teniendo el equipo de Gallardo, los rivales ya saben cómo juega y a qué quiere jugar. Por eso Arsenal buscó quitarle ritmo y precisión en velocidad, principales virtudes del puntero.

Los del Viaducto, sobre todo en el primer tiempo, lo obligaron a otro plan. Estuvo incómodo River. No pudo hilar pases por adentro con la dupla Teo-Pisculichi. Tampoco se podía romper por afuera, porque había agua acumulada en esos sectores y la pelota no corría con normalidad. Y atrás esta vez no hubo garantías. Arsenal empezó a llegar, primero con un zurdazo de Alemán que besó el palo y luego con un tiro de Fredes que Barovero contuvo en dos tiempos.

Recién en el último cuarto de hora River lo equilibró. Mora rompió el travesaño. Un centro de Funes Mori encontró la cabeza de Gutiérrez. Luego, una buena maniobra fue mal terminada por Vangioni. Y un zurdazo de Teo se encontró con Andrada. En “el” momento millonario se terminó el primer tiempo y le cortó envión.

En la segunda parte, los desajustes defensivos se notaron más. Funes Mori, que no jugó bien, llegó a destiempo a cortar y le hizo un penal al rápido Palacios. Nervo lo cambió por gol. Pero River reaccionó rápido. Pisculichi empujó de zurda un rebote de Andrada tras un disparo de Mora.

A partir de ahí, el partido estuvo para cualquiera. Los dos llegaron, River con una propuesta más ofensiva y arriesgada, Arsenal de contra apostando a los bochazos a sus puntas. Un jugadón de Damián Pérez, con la defensa totalmente jugada, halló a Barovero, que la sacó con el pie derecho. Al toque, Mora la quiso picar de zurda, Andrada lo evitó con un manotazo. Hubiera sido un golazo. Y después, Mercado se disfrazó de héroe, la rechazó en la línea luego de un toque de Palacios por encima de Barovero.

En el final, los dos se quedaron sin ideas. Gallardo buscó frescura física y mental con Boyé y Tomás Martínez, aunque no tuvieron tiempo de meterse en el partido. Y fue empate. Y fue 1-1. El tiempo dirá si fue positivo. Mientras, River sigue arriba.

Imagen: Nicolás Aboaf