Puntajes vs. Godoy Cruz

River no jugó el mejor de sus partidos. Así y todo, logró que se destacaran en todas las líneas. Mora fue el mejor, Barovero fue determinante y Sánchez unió los puntos para explicar la victoria.

Marcelo Barovero (7): Imprescindible en el primer tiempo para explicar la victoria. Con el partido empatado, ayudó. Con la ventaja, salvó. Tuvo que entrar en juego después de muchísimo tiempo.

Gabriel Mercado (5,5): Remontó en el segundo tiempo, con presión alta y llegada por el costado derecho. En el primer tiempo sufrió a sus espaldas.

Germán Pezzella (6): Firme por arriba, rápido para cortar por abajo y salvar los inconvenientes que se provocaron por los desacoples en la primera mitad.

Ramiro Funes Mori (5,5): Errores claves en el primer tiempo que solucionó con confianza y determinación en la segunda etapa, con cruces oportunos y desgaste físico por arriba.

Leonel Vangioni (6): Buenas intervenciones en la salida, con desacoples en la defensa al igual que sus compañeros de línea.

Carlos Sánchez (7): Más suelto, sin tanta responsabilidad en la marca, marcó los tiempos del equipo, comandó todos los ataques y las contras con velocidad, despliegue y toque preciso e inteligente.

Matías Kranevitter (5,5): Bien en la marca, errático en el primer tiempo. Le hicieron el dos-uno y sufrió. Se recuperó en el complemento.

Ariel Rojas (6): Silencioso aporte en todas las líneas. Con el partido roto, en el segundo período, se soltó y le puso nombre propio a su actividad. Llegó a gol, tuvo chances de convertir y fue solidario para jugar con los de arriba.

Leonardo Pisculichi (6): Importante desde la pelota parada y en el último toque. No desequilibró como en otras ocasiones, específicamente porque la pelota pasó poco por sus pies.

Rodrigo Mora (8,5): Dos goles, cuatro consecutivos, para ser el mejor de River en este período. El primero fue pura inteligencia para conseguir el espacio y aprovechar el momento. El segundo fue de goleador, puro instinto. Más allá de los goles, despliegue, presión y solidaridad.

Teófilo Gutiérrez (6,5): Ya no vive solo del gol. Si bien es lo que más ha aportado en este semestre, ese hecho le dio tranquilidad para mejorar y liberarse de las presiones. Sin ese peso extra, juega para los compañeros. Asiste, toca, pivotea, ayuda…

Tomás Martínez (6): Cuando se pide no quemar a un pibe es porque se sabe que cuando tienen condiciones, mejor es largarlo a jugar en momentos de sosobra. Este es uno de ellos y así Tomás Martínez entra a romperla, sin presiones. Hoy hizo eso, agarró la pelota y se dedicó a encarar y forzar el gol riverplatense. No se dio por impericias en la definición y la actividad de terceros. Lo suyo, genial.

Lucas Boyé (6): Entra siempre dulce. Obliga, genera aunque no la toque todo el tiempo y también ayuda. Tuvo una de zurda, la tapó el arquero. Es primera opción en ataque y lo tiene merecido.

Augusto Solari: no calificó.

Imagen: Nicolás Aboaf