Finalmente, se dio y nunca más se lo olvidará

Le costaba el gol. Hacía todo bien, tenía paciencia y así y todo los palos y los arqueros le negaban el festejo. Pero a este pibe de 18 años, no es fácil callarlo. Por eso, en rodeo ajeno, gritó el primer gol de su carrera. “Estoy super feliz, por el gol y por la victoria”, analizó Lucas Boyé.

Fue el primero y pareció ser uno de tantos. No por el festejo, no por el momento, sino por la tranquilidad con la que cabeceó al gol el pibe de San Gregorio, Santa Fe. Recibió el centro de su compañero y amigo Tomás Martínez, miró al arquero y le dijo que sí a la pelota. Esta vez no había vuelta atrás. La bocha besó la red y le sacó eso que tenía atorado en las fauces.

“Estoy agradecido a la confianza del entrenador, trato de aprovecharla y adaptándome a lo más complicado que es la primera división”, remarcó Boyé que sería el reemplazante de Teo Gutiérrez en su ausencia. Y agregó: “Estamos muy motivados, muy tranquilos y con ganas de seguir”.

Además cerró marcando qué quiere como jugador y a quién mira como centrodelantero. “Me gusta mucho Falcao, trato de seguir mucho sus pasos”, concluyó.

Imagen: Nicolás Aboaf