Puntajes: Una figura entre tantas

En un rendimiento cada vez mejor, los puntajes suben pero siempre hay una figura clara. Lo fue Teo la semana pasada, y hoy la medalla de oro quedó para Carlos Sánchez, goleador y figura del mejor River en mucho tiempo.

Marcelo Barovero (6): Tuvo dos intervenciones, una que derivó en una falta infantil cerca del área y la otra que sirvió para resolver sin dificultades la jugada que había generado con esa falta. Correcto a pesar de la poca actividad.

Gabriel Mercado (7): La actitud de siempre, la solvencia de su mejor momento. Se hace fuerte en las dos áreas y siempre con criterio. Es un atacante más y, a pesar de eso, no sufre nunca en defensa.
Jonatan Maidana (7): Era el líder de una buena defensa, hoy no tiene necesidad de grandes demostraciones para salvar las papas ya que sus colegas lo emparejaron. Así y todo, se luce con entradas precisas en momentos y lugares oportunos.
Ramiro Funes Mori (7,5): La confianza es todo. El central defiende como debe y con el manual del buen defensor. Pero no se queda con eso, aporta salida limpia con habilidad, criterio e inteligencia.
Leonel Vangioni (7,5): Ya no puede ser catalogado como defensor. Entre lo poco que atacan a River y lo que aporta en ofensiva, hasta el rol de mediocampista le queda chico. Se abrió para generar espacios y se cerró con vértigo para ser siempre posibilidad de descarga.

Carlos Sánchez (9): El mejor partido desde su vuelta. Criterio con la pelota, velocidad para atacar el arco rival, inteligencia para moverse por todo el mediocampo a partir de las necesidades del equipo y solidario para dejar todo en el afán de recuperar rápido y bien arriba la pelota. Además de todo eso, metió dos de los tres goles de la noche. Partido completo.
Matías Kranevitter (7): Quite limpio y pase seguro. Simple, con confianza y apoyo del público multiplica su rendimiento.
Ariel Rojas (7,5): Clave en el mediocampo tanto para el juego como para el equilibrio. Quitó todo lo que pasó cerca suyo y colaboró con los de arriba en los últimos metros. Un volante de área a área, imprescindible.

Leonardo Pisculichi (8,5): Casi no se equivoca y cada vez que la pelota toca sus pies hay un cambio de calidad en el equipo, habilitó a Sánchez en el gol; fue indispensable en el segundo gol. Cada partido es mejor para él, que ya se quedó con el puesto de enganche.

Rodrigo Mora (6,5): Cuando mejore en la toma de decisiones en los últimos metros, sus actuaciones comenzarán a pedir pista europea. Mientras tanto, se pierde en la intrascendencia porque todo lo bueno que hace suele borrarlo cuando le toca ceder la pelota. Igualmente, aporta vértigo y peligro en el último cuarto de cancha.
Teófilo Gutiérrez (8): No sólo es el goleador del equipo, tiene el partido en la cabeza y resuelve todo a un toque. Pivotea, habilita, se sacrifica para recuperar. Quedan tres días, que siga todo así…

Tomás Martínez (6,5): Cada vez tiene más minutos en cancha y eso lo beneficia. Toque distintivo, asociación con sus compañeros como si fuese uno de los titulares y el equipo se potencia cuando ingresa. El mejor recambio para Pisculichi.
Lucas Boyé (6,5): Cuando se le abra el arco no parará de gritar goles. Tuvo tres claves y fue en gran parte por su habilidad para generar la chance. Sin embargo, el milagro del arquero y la presencia de los palos le negaron la chance.