En los penales, River se hizo fuerte y pasó a cuartos

Luego de empatar 0-0 en los 90 minutos ante Colón, el equipo de Gallardo, que no redondeó una buena actuación, espera ahora por Rosario Central o Tigre. Destacada actuación de Chiarini, que atajó dos penales.

Y River va. Aunque no sea la Copa Argentina su prioridad. Pero está ahí, en cuartos. Con sufrimiento, es cierto. Por penales, con todo lo que eso representa. No jugó bien. Generó chances, pero también lo pudo perder en alguna contra. El árbitro lo benefició con un fallo insólito. Pero River y ya está entre los ocho mejores del certamen.

En el primer tiempo a River le costó imponerse. Si bien tuvo el 70% de posesión de la pelota, no logró imponer la presión que sí había logrado ante Rosario Central. Es cierto que el domingo fue clave la presencia de Kranevitter-Rojas y hoy Ponzio-Ferreyra no son lo mismo. El tema es que la presión es difícil de hacerla correctamente cuando las líneas no están juntas y compactas, porque el equipo termina quedando largo y exponiéndose a riesgos de contragolpe.

Y así dañó Colón, que lo agarró mal parado y contó con tres chances de gol -todas en los pies de Alario- para ponerse en ventaja. En dos falló el 9 Sabalero, en una apareció Chiarini con una gran atajada para sacar la pelota al corner.

¿River qué produjo? Un cabezazo de Pezzella a la salida de un corner que pasó cerca. Una linda combinación Teo-Boyé, con una gambeta larga del pibe luego de un toque del arquero Broun. Y un zurdazo de Tomi Martínez que dio en la parte externa de la red. El pibe fue correcto en las entregas, condujo bien y apareció en varios lapsos tirado a la derecha para enganchar hacia adentro para darle al arco o meter el centro para la llegada de sus compañeros.

Lo dicho: River tenía la pelota, pero no trasladaba en acciones de gol la superioridad. Y fue perdiendo claridad en la elaboración. Encima contó con la colaboración del árbitro. Porque en el final del primer tiempo, Luis Alvarez inventó una falta de Alario a Funes Mori que no existió. La jugada terminaba en gol de Colón, era el 1-0.

El plantel corto que tiene River quedó en evidencia en los primeros 45 minutos contra Colón. Poquito de varios suplentes. En los últimos 30 minutos, ya con Colón decididamente jugando muy cerca de su arquero, Gallardo mandó a la cancha Pisculichi por Solari y a Simeone por Boyé. Necesitaba más juego y más presencia en el área.

El Cholito tuvo el 1-0, pero no llegó a ponerle la cabeza a un muy buen centro de Urribarri y luego su derechazo se fue apenas cerca tras un buen pase de su compañero de la categoría 95, Tomi Martínez. Sin ser apabullante, River comenzaba a empujar para quedarse con la victoria.

Pero seguía desnudo en el fondo, con el mal retroceso que evidenció el medio cada vez que Colón metió una contra. Y en un pelotazo, Pavón se encontró con la victoria en su pie derecho. Remató al cuerpo de Chiarini, quien respondió con solvencia.

River, sin éxito, siguió buscando. Con Pisculichi, Driussi, Teo (tuvo la última y la sacó Broun) y Simeone no alcanzó. Así, la historia se fue encaminando hacia los penales. Como ante Ferro. Y otra vez festejó. Ahora se viene Rosario Central o Tigre.

Imagen: Prensa River