“Este es un arco muy grande y hay que estar siempre al 100%”

Llegó y fue mirado de reojo, por nombre y decisión dirigencial. Pero en menos de 20 minutos se justificó su llegada: Reemplazó a Barovero de gran forma y ahora tiene la obligación de demostrar como titular. “Tuve mucha ansiedad antes de entrar, quería demostrar lo más rápido posible y quedarme tranquilo”, dijo.

Llegó de Instituto con tantas credenciales en la categoría y sus hinchas, como desconocimiento de parte de la élite del fútbol argentino. Por eso, porque Leandro Chichizola fue indispensable para el título de la primera mitad de año, su nombre apareció como una duda para los propios. Sin embargo, tuvo su bautismo contra Gimnasia y de manera inesperada se ganó la titularidad por la lesión de Marcelo Barovero.

“Creo que este es un premio al esfuerzo y sacrificio que uno hizo. Pasé por todas las categorías del fútbol argentino. Estuve cinco años en Instituto, donde tuve la suerte de pelear por ascenso y por no descender, tuve muchas experiencias y eso me nutrió como persona y arquero”, analizó en un repaso fugaz de sus últimas experiencias.

Con respecto al debut, ponderó: “Le agradezco al grupo y al cuerpo técnico porque me adaptaron muy rápido. Es un grupo muy unido.”Sabía que era un partido complicado en el que tuve que demostrar tranquilidad. Se dio todo muy rápido, lamentablemente por una lesión de un compañero”.

Además, agregó: “Le agradezco a Marcelo (Barovero) y a todo el equipo por haberme hecho fáciles las cosas desde el primer momento. Tuve una pelota apenas entré y eso me generó confianza y me dio tranquilidad”.

Y cerró: “River tiene muy buenos jugadores, estamos bien, yendo despacito y sabiendo lo que quiere el técnico. Este es un arco muy difícil y hay que estar siempre al 100 por ciento. Después del partido me di cuenta todo lo que significa River. Me cambió mucho la vida, es un salto muy grande”.