Ataca con los pibes y Piscu de enganche

Ya sin Lanzini y con Mora averiado, Gallardo le tira la responsabilidad de la creación al ex Argentinos y adelante jugarían Driussi y Boyé. 

Es lo que hay. Hoy, es lo que hay. Lanzini ya se fue. Cavenaghi está lesionado. Teo Gutiérrez va al banco. Lo mismo Balanta. Ambos colombianos, incluso, aún tienen chances de irse porque el mercado en Europa cierra recién en 22 días. Pero el River de Gallardo pone primera en el torneo mañana, con Gimnasia, con lo que hay.

En el último ensayo previo al estreno, en el Monumental, Gallardo repartió pecheras. Si bien no hubo confirmación oficial, el enganche sería Pisculichi, a quien el DT imaginaba -y soñaba- con poner de mediapunta para que comparta la creación con Lanzini. Esto ya será imposible, entonces la manija la tendrá el ex Argentinos.

El que anda con una molestia muscular es Rodrigo Mora, así que su presencia es un interrogante. Está más afuera que adentro. Por eso el Muñeco puso a los pibes arriba: Driussi y Boyé, quien durante la pretemporada y el partido con Ferro, por la Copa Argentina, se puso solo en un puesto que es de Cavenaghi, aunque su futuro es pura incertidumbre, o de Teo,

Así, los once para jugar en La Plata serían: Barovero; Mercado, Maidana, Funes Mori, Vangioni; Sánchez, Ponzio, Ferreyra; Pisculichi; Driussi y Boyé.