“No puedo pretender armar algo cuando no sé con qué plantel voy a contar”

Fastidioso por la ida de Lanzini a dos días del arranque del torneo, Gallardo bajó un mensaje contundente. Pide paciencia, aunque no se achica: “River es el último campeón del fútbol argentino y va a seguir siendo protagonista”.

“No puedo pretender armar algo cuándo no sé con qué plantel voy a contar. Lo más importante para un técnico es saber con qué se va a encontrar para plantar una idea”.

Marcelo Gallardo está preocupado. Se le nota. Es lógico, porque a dos días del debut en el campeonato perdió a Manuel Lanzini, el futbolista a quien más va a extrañar según los dichos del entrenador hace unas semanas. Y hoy, en la conferencia de prensa, en el predio de Ezeiza, lamentó la partida del enganche a Emiratos Arabes: “La vamos a sentir. Está para una liga mejor. Le deseo que le vaya bien. Sabía que se podía ir, lo veníamos hablando, no sabía si era esta semana o la que viene”.

Y siguió: “Lamentablemente nosotros corremos con la desventaja que nuestro mercado es diferente al de Europa y ellos tienen un mayor poder económico. Si se va uno más va a depender de la voluntad del club de no vender, de los jugadores de no querer irse, de que los clubes europeos no se fijen en ellos”, tiró con una sonrisa de ocasión.

Entrelíneas, como un pase filoso de sus mejores épocas, Gallardo tiró un mensaje a los dirigentes: “Había que anticiparse a alguna salida por si después teníamos que ocupar algunas zonas. Yo quería jugadores de calidad, no traer por traer, no manejar un montón de nombres que no podían llegar. Y mis intereses ya se saben cuáles eran (sin nombrarlos se refería a Scocco y Pratto)”.

Ahora al Muñeco le interesa Gonzalo Martínez, de Huracán: “Le dije a los dirigentes que hicieran el intento, es un jugador con calidad, tiene una manera de jugar que nos vendría muy bien tenerlo. Están haciendo el esfuerzo, ojalá se pueda concretar”. ¿Y Aimar? El DT no hizo ninguna valoración puntual sobre el cordobés, que fue inscripto en el cierre del libro de pases.

Ahora, sin Lanzini, Gallardo no anticipó cómo se va a parar su River. “Los esquemas lo marcan los jugadores, ellos te van indicando eso, pero no va a variar demasiado en la forma de atacar. Buscaremos que los que ocupen esos lugares lo hagan lo mejor posible”. Y no le quiso tirar presión a los pibes: “Espero que todos los chicos que vienen de los Juveniles puedan sentirse respaldados por los referentes de la cancha”.

Y dentro de su fastidio, se mostró optimista: “El trabajo me apasiona mucho, no se me hace difícil el día a día, las exigencias las conozco porque nací acá, te demandan resultados permanentemente. Pero no me puedo quedar en los que se fueron o que River fue campeón el semestre pasado. Es lo que hay y que habrá que buscarle la vuelta. Mi mensaje es competir, esa es mi esencia. River es el último campeón del fútbol argentino y va a seguir siendo protagonista.  Coincido con el presidente, vamos a ser competitivos con lo que tenemos, más allá de que muchos se reforzaron con una billetera más fuerte que la nuestra”.