“Me crié en River, pero debo crecer”

Antes de viajar para sumar a Al-Jazira, Manuel Lanzini se despidió y explicó porqué eligió Emiratos Arabes: “Es el trampolín para saltar a otra liga”.

Hace un año, Manuel Lanzini le dijo no a una oferta de Baniyas, de Emiratos Arabes. ¿Por qué ahora le dijo que sí a Al-Jazira, de la misma liga? Lo explicó él antes de subirse al avión con destino a Ginebra, donde hace la pretemporada el equipo que dirige el español Luis Milla: “En su momento dije que lo mejor era quedarme porque quería salir campeón, es el trampolín para saltar a otra liga”. A eso apuesta en un fútbol competitivo: a destacarse y en poco tiempo aparecer por Europa.

Obvio, apuesta a una jugada parecida a la que hizo Mauro Zárate cuando se fue a Qatar y luego terminó rompiéndola en Lazio. Además, en el caso de Manu, los dueños de Al-Jazira son los mismos que pisan fuerte en el Manchester City. “Si uno hace las cosas bien, tiene su recompensa”, se ilusionó con las valijas en la mano.

¿No era mejor otro destino? “Evalué muchas cosas en esta venta, yo siento que puede ser un gran trampolín a un objetivo mayor”, contestó. También tuvo que ver que en seis meses podía pedir la libertad de acción y quedarse con el pase en su poder, cuestión que evitó y que le solucionó un problema a futuro a River, que recibirá 6 millones de dólares por el 80% de la ficha. 

Además, el enganche habló de sus sentimientos encontrados, “porque me crié en River, pero uno debe crecer. En su momento dije que no pero hoy me siento más maduro, aparte logré lo que quería”, en referencia al torneo logrado el 18 de mayo.