Igual, al goleador le sobra fe

Más allá del fastidio por la lesión, Cavenaghi aprovechó la mañana libre y pasó por la Basílica de Luján.

“Buen día gente, que linda mañana, como siempre unos matecitos y a Luján a visitar a la virgen, gran semana para todos”. 

Así, desde su cuenta de Twitter, arrancó el día Fernando Cavenaghi, quien aprovechando la mañana libre se fue hasta la Basílica. Creyente, al goleador le sobra fe. ¿Habrá hecho alguna promesa?

Mientras, el 9 se recupera de una bursitis en el dedo gordo del pie derecho. Ya se puso los botines (venía moviéndose con zapatillas por los dolores), corrió y hasta empezó a darle a la pelota. Un avance luego de hacer unos cambios en el tratamiento que, por ahora, le permiten zafar del quirófano.

¿Cuándo estará OK? Nadie en el cuerpo médico se anima a poner una fecha. La idea es ir paso a paso. Se estima que el capitán no esté por lo menos en las primeras cinco fechas. La postergación del torneo por una semana le vino bien para no perderse tantos partidos.

Igual, ni Cavenaghi ni Gallardo quieren precipitarse. Un paso en falso obligaría al 9 a operarse, lo que provocaría su ausencia en lo que resta de 2014 y se abriría un interrogante pensando en el próximo año. Y para esa fecha el Torito quiere estar 10 puntos para jugar la Copa Libertadores.