La era Gallardo comenzó con un empate

En el homenaje a Alfredo Di Stéfano, en Bogotá, River igualó 2-2 con Millonarios. En los penales fueron más certeros los colombianos. Primeras conclusiones del nuevo ciclo.

Comenzó la era Gallardo. Es prematuro para hacer sentencias, ya que los jugadores aún continúan con los trabajos físicos de pretemporada. Pero sí se pueden sacar conclusiones de este empate 2-2 en Bogotá ante Millonarios, con victoria cafetera por 4-3 en los penales.

La historia no arrancó bien en El Campín. A River lo agarraron mal parado a los 57 minutos y el cuadro azul, en tres toques, provocó que Agudelo quedase mano a mano con Barovero. El derechazo cruzado del delantero, que se le escapó a Funes Mori, terminó en la red. Trapito nada pudo hacer como sí lo haría en otras jugadas del primer tiempo, con la defensa desacomodada.
Gallardo apostó por un 4-3-1-2, que en principio sería su dibujo madre, aunque el técnico ya avisó que no se atará a ningún sistema. River tuvo buenas intenciones en el juego corto, aunque no siempre fue preciso y profundo.

Lanzini buscó ser el eje, parándose de la línea de tres volantes, integrada por Sánchez, Ponzio y Ferreyra, mediocampistas con más vértigo que capacidad para la posesión de la pelota. Sólo el Malevo, en yunta con Vangioni, lograron asociarse un par de veces por izquierda en el primer tiempo. De uno de esos encuentros un centro de Lanzini terminó en la cabeza de Mora y la pelota besó el palo izquierdo.

River mostró varias dudas en el aspecto defensivo. Lo dicho: varias veces lo agarraron mal parado, con muchos problemas de coordinación entre Ponzio y la línea de cuatro, quien buscó defender muy arriba y Millonarios, con toques profundos, lograba romper y quedar a solas con Barovero, de buenas intervenciones.

Igualmente, la Banda llegó al empate. El árbitro Vélez cobró un piletazo de Driussi dentro del área y Lanzini cambió penal por gol.

En la segunda parte, en el marco de un partido bien amistoso, Gallardo realizó once variantes. Debutó Chiarini en el arco. Aparecieron pibes como Vega, Cabrera, Agüero, Luciano Romero y Boyé. De ese equipo, el que más chances tiene de pelear por un lugar es Kranevitter. Hoy el 5 es Ponzio, aunque con el flojo nivel que mostró habrá que ver cuánto tiempo demora el tucumano en quedarse con el puesto.

La historia venía pareja hasta que Andrada se durmió con la pelota en el medio, se la robaron y los colombianos, con espacios, terminaron definiendo ante las narices del ex Instituto. Anderson Plata puso el 2-1. Pero River encontró rápido el empate a través de Urribarri, quien a la salida de un corner buscó el centro y la terminó clavando en el arco.

Esta fue la primera foto del River de Gallardo. La verdad arranca el 27, con Ferro, por la Copa Argentina, y el 3 de agosto, en el debut por el campeonato local, ante Gimnasia.