Manu, recuperado y en guardia por su futuro

Lanzini ya se entrena con normalidad tras una sobrecarga muscular, aunque para la dirigencia sigue con el cartel de vendible.

Por fin, luego de 10 días, Marcelo Gallardo pudo contar con Manuel Lanzini. El enganche estuvo entrenándose aparte por una sobrecarga muscular, aunque ya está OK. Una buena. Habrá que ver si el Muñeoc lo utiliza el próximo miércoles, cuando River juegue ante Millonarios, en Bogotá.

Mientras, el 10 espera por su futuro. Hasta el momento no llegó ninguna oferta oficial a River. Los contactos fueron muy por arriba. Se mencionó al Besiktas y al Borussia Dortmund, antes al Torino. En Núñez aguardan ansiosos. Consdieran que el mercado se moverá más fuerte luego del Mundial.

La idea de D’Onofrio y compañía es vender por entre 100 y 150 millones de pesos para equilibrar. Por ahora, el único jugador que se transfirió es el Keko Villalva, al Veracruz, a cambió de un millón y medio de dólares, una cifra nada despreciable. Aunque buscan más. Lanzini, como Alvarez Balanta, son candidatos a irse. Por eso Gallardo aceptó a Pisculichi y levantó el pulgar para el regreso de Aimar. Por si se va Manu. ¿Se irá?