“No quiero irme nunca más”

Carlos Sánchez planta bandera y avisa que no le gustaría ser negociado otra vez.

“Volví a River y no quiero irme nunca más. Cuando me fui, lo hice porque me obligaron”.

Contundente. Carlos Sánchez regresó tras su paso por el Puebla de México, quien no sólo le quedó debiendo dinero a River sino que además no hizo uso de la opción para comprar la totalidad del pase. Entonces al uruguayo, quien se había ido para liberar el cupo de extranjeros, no le gusta nada la idea de tener que abandonar el club otra vez.

Se plantó. Sin enojo ni polémica, pero convencido de lo que quiere. Y todo porque surgió el rumor que River podría utilizarlo como parte de cambio para la llegada de Federico Carrizo, de Central.

La realidad es que ante la casi segura ida de Carbonero (River no tiene opción, sólo puede igualar la mejor oferta que llegue por el colombiano, algo difícil teniendo en cuenta la delicada situación económico/financiera), Sánchez sería el 8 de Gallardo. Hoy, en su puesto, sólo compite con el juvenil Augusto Solari.

EL CASO SUÁREZ

Carlitos opinó sobre la sanción de la FIFA a su compatriota: “Es como que nos quiten a Messi. Pero no me sorprendió la sanción, ya mordió tres veces”, dijo.