Hasta siempre, Lobo

Ledesma jugó por última vez con la banda roja y se llevó un regalo hermoso: convirtió el último penal. Se fue emocionado y reconocido por sus compañeros.

ledesmaUna despedida acorde a su fútbol. Reconocido, emocionado y con la yapa de meter el último penal contra Boca. Mejor imposible.

Cristian Ledesma jugó su último partido en River. El Lobo, a los 35 años, dijo adiós. Inesperado porque su continuidad parecía un hecho, pero con la renuncia de Ramón entendió que quizás en el futuro sus chances de jugar iban a ser menores. Quizás se apuró. O no. Sólo él sabe porqué tomo esa decisión. Pero lo más importante es lo que queda.

No por nada sus compañeros lo tiraron para arriba con el triunfo consumado. Y él largó un llanto similar al de hace 14 días después de su golazo ante Quilmes. “Le doy gracias a Dios por darme tanto, la verdad es me ha dado demasiado en este mes”, dijo post partido.

“Me voy como yo quiero después de haber sufrido momentos complicados. Esta camiseta me ha dado demasiado”, reconoció. Ledesma, por el bien del fútbol, seguirá jugando. En Argentinos, su cuna, o en Racing, donde lo insultaron hace 9 años y ahora lo quieren otra vez.

“Mucha gente me llamó para decirme que estoy loco con irme ahora. Pero el que me quiere lo entiende, sabe por qué tomé esta decisión. Le doy gracias a Dios por haber usado esta camiseta”, cerró quien usó la cinta de capitán.

Hasta siempre, Lobo.

Imagen: Prensa River