La última cena

Antes de despedirse, Ramón Díaz compartió una comida con los jugadores y sus familias.

fiestaFue una fiesta, aunque con un tinte y un dejo de tristeza. Iba a ser una celebración para brindar por el título conseguido y para comenzar a soñar con lo que viene. Terminó siendo un festejo a medias, con la pena irremediable de la ida de Ramón Díaz.

Como estaba previsto desde hacía un par de días, los jugadores y el ya ex cuerpo técnico compartieron una cena. Fueron con sus familias. Fue en la Costanera. Todos juntos. Porque el grupo estaba muy unido con Ramón como capitán del barco.