No todo Passa…

La causa por administración fraudulenta que pesa sobre la gestión de Daniel Passarella conoce cada vez detalles más preocupantes y empieza a explicar lo sucedido en River durante los últimos cuatro años. Las irregularidades podrían superar los 7 millones de pesos.

Daniel-Passarella byn

Entre pagos de servicios inexistentes, liquidación de deudas que no se habían contraído, uso del nombre de River para servicios de terceros y porcentajes que se perdieron en el camino, la Comisión Directiva actual del club denunció a la gestión saliente y en el expediente que maneja el juzgado de instrucción 28 aparece la fría cifra de $7.609.052.

Las irregularidades tocan todas las aristas de la conducción de Passarella. Desde el uso de servicios del abogado Santiago Sluzewaki Monti por $ 157.300 en función de haber realizado “Servicios Asesoramiento querella penal” y que según la querella ese trabajo habría sido realizado para un juicio externo al club, hasta el resarcimiento económico con Carlos Sánchez, Mariano Pavone, Josepmir Ballón, Gustavo Canales y Agustín Alayes, entre otros, por un total de $2.356.496,23 cuando con ninguno de ellos había una deuda.

Además está en el ojo del huracán la llegada de Jonathan Fabbro por quien se habría pagado casi un millón de pesos a tres intermediarios sin haber informado jamás a la CD y el pago de $322.697 a la firma SYM Integral S.A por la limpieza en los recitales de Justin Bieber y Iron Maiden, a pesar de que en el contrato que vinculaba al club con la empresa organizadora de los conciertos, el gasto de limpieza corría por parte del segundo.

De esta forma, los baches se van llenando y la pregunta de qué pasó en River durante los últimos 4 años empieza a tener una respuesta. Ahora sólo falta que la justicia se proclame y los culpables, de haber una sentencia firme, cumplan una condena.