“Es un título que deseaba muchísimo”

Marcelo Barovero está loco de contento por la vuelta olímpica, pero no afloja: “el sábado con San Lorenzo jugamos otra final y hay que ganarla”, dijo en Pasión Monumental radio (AM 990).

img_2728Alguna vez, uno de sus maestros, Angel Comizzo (el otro es Pato Fillol), le dijo que jugar en River era incomparable. Se lo dijo cuando él era un pibe y el Flaco estaba cerca del retiro en Rafaela. Pasaron más de 10 años, pero hoy Marcelo Barovero puede comprobar que lo que lo decía el Trapito mayor era cierto.

“Es un título que se deseaba muchísimo. Cuando sonó el pitazo final fue una alegría enorme. Todos hicimos algo por este título. Acá en River me tocó vivir un proceso y pudimos lograr esto, que encima tiene una repercusión enorme. Está claro lo que es esta institución”, dice el arquero que abandonó su lugar en la cancha cuando el Lobo Ledesma la colgó del ángulo ante Quilmes. “¿Por qué hice eso? Significa mucho para nosotros. Es la voz más escuchada”, reconoce el cordobés.

¿Y ahora? “Tengo que seguir manteniendo mi nivel y la titularidad, que es lo más difícil”, dijo a nivel personal. Pero como viene ocurriendo con sus compañeros, apuntó al grupo. Y quiere festejar ante San Lorenzo: “Es importante porque el que gana el sábado, juega la Sudamericana. La del sábado es una final. Hay que darle la importancia que tiene”.

Ya con el Mundial lejos (“igual no pierdo el sueño de jugar en la Selección, más jugando en River”), Barovero valora la gran onda que pegó con Chichizola, quien lo reemplazó con una notable actuación cuando se desgarró. El de Porteña volvió y defendió lo suyo, sin goles en contra en dos partidos. “Todos tenemos un compromiso cuando vestimos una camiseta y formamos parte de un plantel. Chichi, como otros, lo hizo bien cuando le tocó. Cuando volví, con Argentinos, sabía lo que tenía que hacer. Estaba preparado. Hace mucho que atajo y no voy a sorprender a la gente, más allá de jugar mejor o peor”.

Y cerró ilusionado: “Después del partido en La Paternal sentíamos que el título estaba en nuestras manos. Hay indicios que te dan la pauta que estás para campeón. Por ejemplo, el partido ante Boca y ese con Argentinos Juniors. Ahora no hay que quedarse. Este título nos potencia para el futuro”.